Para ganar, primero hay que llamar

La idea conjunta de ambas entidades es crear el Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo, que se financiará con un impuesto del 1 por ciento sobre el precio de las facturas de los teléfonos celulares. Werthein, presidente del COA, será el primer titular del Enard.
Una iniciativa del Comité Olímpico Argentino (COA) que tomó como propia la Secretaría de Deporte de la Nación pretende crear el Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (Enard) que gestionará y coordinará apoyos económicos para los atletas. Transformada en proyecto de ley por un grupo de diputados del Frente para la Victoria (FPV) ya genera polémica porque el dinero debería salir de un impuesto del 1 por ciento sobre el precio de las facturas de los teléfonos celulares. Si esta norma se aprobara en el Congreso, sería la segunda que este año destinaría fondos para el alto rendimiento o deporte olímpico. Cuando se creó el Programa Fútbol para Todos, que le paga 600 millones de pesos a la AFA, se fijó que si el Gobierno recupera esa suma, el excedente de las ganancias que le corresponden sería para fomentar al deporte de elite.

El proyecto fue presentado el martes pasado en la Cámara baja. El secretario de Deporte, Claudio Morresi; el presidente del COA, Gerardo Werthein; y cuatro atletas, el rugbier Agustín Pichot, el garrochista Germán Chiaraviglio, la yudoca Paula Pareto y la remera María Julia Garisoain, lo respaldaron con su visita a la Comisión de Deportes de Diputados.

Las funciones, recursos y controles que tendrá el Enard si fuera aprobado, están detallados en cuarenta y dos artículos. El más conflictivo de todos es el 26, que señala como fuente de financiamiento "el producto de un aporte adicional del 1 por ciento aplicado sobre el precio de los servicios y abonos que las empresas de telefonía celular facturen a sus clientes, neto de IVA. Dicho aporte adicional lo aplicarán a sus clientes las empresas que actualmente brindan tales servicios y/o las que obtengan concesiones o licencias en el futuro. Los importes mencionados deberán ser girados dentro de los 30 días de percibidos por la empresa prestataria a una cuenta que a ese solo efecto deberá tener el Ente abierta en el Banco de la Nación Argentina".

En la Secretaría de Deporte estiman que podrían recaudarse unos 200 millones de pesos más, que se sumarían a los 132 con que ya cuenta el área conducida por Morresi. Los diputados oficialistas que firmaron el proyecto son: Nora Esther Bedano, Guillermo Pereyra, Rubén Darío Sciutto, Graciela Caselles, Rosana Bertone y Genaro Collantes, del Frente Cívico y Social de Catamarca, una fuerza política aliada del Gobierno. Estos legisladores sostienen que el ingreso generado por la ley significaría "un aporte promedio de cuarenta centavos ($ 0,40) por factura". Si se multiplicara esa suma por los casi 40 millones de celulares que hay en la Argentina, se recaudarían 16 millones de pesos por mes. Al año, la suma se acercaría a los 200 millones, aunque los 0,40 centavos que se toman como medida son escasos. Quizá podría recaudarse todavía más.

Con el dinero se pagarán becas a los atletas, gastos en las competencias internacionales, honorarios de entrenadores nacionales y extranjeros, se apoyará a los torneos organizados en el país, se abonará un servicio de medicina prepaga para los deportistas y se adquirirán los elementos necesarios para el control antidoping, entre otras cosas.

El Enard, según el artículo 4 del proyecto, "no tendrá fines de lucro y gozará de autarquía administrativa y financiera, sin perjuicio de los mecanismos de control y fiscalización que se establecen en la presente ley". Sus socios fundadores serán la Secretaría de Deporte y el COA, que estarán representados por cuatro personas cada uno en el directorio, con la determinación de que dos, uno por cada organismo, deberán ser ex atletas olímpicos de destacada actuación. Su mandato se extenderá por cuatro años, que coincidirán con los períodos entre cada Juego.

La presidencia y la secretaría del ente "se ejercerán de manera rotativa por los socios fundadores, salvo acuerdo en contrario, correspondiendo el primer ciclo a quienes ejerzan esos cargos en el Comité Olímpico Argentino". O sea, de prosperar la iniciativa parlamentaria, Werthein, el poderoso empresario de Telecom, será el próximo titular del Enard. Una situación que le otorgará más influencia de la que hoy tiene al frente de un sello como el COA.

Mientras, los diputados que suscribieron el proyecto realizan sentidas invocaciones a la nacionalidad para justificarlo. "En nuestro caso particular, a la hora de salir a la cancha, todos nos sentimos más argentinos, todos disfrutamos del orgullo que nos provocan los atletas que nos representan para que luego, en alguna ocasión de esas que nos quedan grabadas para toda la vida, nuestra bandera flamee en lo más alto y el Himno Nacional nos haga llorar sin pudor".

El Enard contará con una comisión fiscalizadora y un Tribunal de Disciplina que podrá aplicar amonestaciones, suspensiones y expulsiones. Una disposición transitoria contenida en el artículo 41 establece que "el Ente comenzará a funcionar mediante una comisión organizadora integrada por el secretario de Deporte de la Nación y el presidente del Comité Olímpico Argentino, que quedará automáticamente en funciones a los diez días de la publicación de la presente ley en el Boletín Oficial y pondrá en pleno funcionamiento la corporación dentro de los 60 días subsiguientes, tomando para ello todas las disposiciones que resulten necesarias".

A este proyecto se le quiere dar un rápido trámite parlamentario. Volvería a tratarse en una reunión de asesores de la Comisión de Deportes pasado mañana. Tanto la secretaría que conduce Morresi como el COA esperan que no pase lo mismo que ocurrió con la ley de mecenazgo mediante la cual las empresas iban a aportar dinero para el Alto Rendimiento a cambio de obtener ventajas impositivas. Ahora, tal parece, si se aprueba la creación del Enard, el dinero saldrá del bolsillo de los contribuyentes.

Comentá la nota