Para funcionario de Caleta, UOCRA rompió el acuerdo al dañar el edificio

El secretario General y de la Función Pública de esta comuna, Amadeo Figueroa, fue quien salió ayer a hacer consideraciones sobre este conflicto que data desde hace varios meses, desde que un centenar de desocupados afiliados a la UOCRA salieron a las calles a reclamar un subsidio o ingresos a obras públicas, en medidas de fuerza que incluyeron cortes de rutas nacionales.

El secretario General del municipio de Caleta, Amadeo Figueroa, expresó que si la UOCRA "no modifica su proceder, no se podrá seguir negociando".

Caleta Olivia (agencia)

Además de los vidrios del edificio municipal, varias cosas se han roto entre la dirigencia local del gremio de la construcción (UOCRA) y las autoridades municipales. En principio, se cortaron los lazos de confianza.

Para el Ejecutivo comunal esa confianza, "esa buena fe" ha dejado de ser cuando el sindicato, en lugar de manifestarse pacíficamente, "cometió un hecho de violencia, doloso" contra las instalaciones del edificio municipal, en la protesta del lunes.

"En toda relación bilateral, los compromisos son de cumplimiento efectivo en tanto y en cuanto se mantenga la buena fe de las partes. Ahora bien, si un particular celebra un contrato con otro, y ese otro va a quemarle la casa, eso libera al damnificado a dar cumplimiento con lo pactado", argumentó ayer el secretario General de la Municipalidad, Amadeo Figueroa, quien además es abogado.

Esto lo dijo en relación a las exigencias de la UOCRA zona norte de que se abonen 1.500 pesos de subsidio quincenal a aproximadamente 200 desocupados, hasta que ingresen a trabajar en obras públicas.

"Jurídicamente, el convenio celebrado entre la Provincia, el municipio y la UOCRA estaría rescindido por la acción del sindicato en el municipio", agregó.

Por lo tanto, con lo sucedido en el edificio, donde hubo roturas de ventanales, daños en paredes y vereda, entre otros, el Ejecutivo no avanzará con lo que pide la UOCRA, "hasta que esta pague por los daños", los cuales, según una valuación efectuada el miércoles, ascienden a 22.000 pesos.

En declaraciones a Diario Patagónico, Figueroa dejó entrever que el Ejecutivo daría por "finalizados" los compromisos con la UOCRA por la actitud que ha tomado, de "intransigencia" y por "dolo". Además, consideró que "no se puede seguir negociando en medio de una situación de extorsión".

"QUEMA VIOLENTA"

El funcionario explicó que el municipio actuó como un "tercero" en un principio, cuando el reclamo de la UOCRA fue hacia la Provincia. Allí, el gobierno se comprometió a remitir el dinero para abonar el subsidio pautado y que el municipio fue el encargado de distribuir.

"La semana pasada se les pagó a los que estaban en el listado, menos a diez trabajadores que iban a ingresar a trabajar en obras públicas. Como esto se demoró, se informó al gremio que el lunes se iba a pagarles el subsidio a los que faltaban", relató. "Pero en lo que iba a ser una reunión entre el gremio y el municipio, se transformó todo en una quema violenta de neumáticos y en la rotura de instalaciones", dijo.

Recordó que ya "hay una denuncia penal" por los daños al patrimonio público, porque "los funcionarios públicos, de acuerdo al Código Procesal Penal, están en la obligación de hacerlo".

Precisamente, ayer la presidente del Concejo Deliberante local, a cargo del Ejecutivo, Iris López, prestó declaración ante el Juzgado de turno, que llamará como testigos a otros funcionarios e incluso a trabajadores de prensa que vivieron situaciones de violencia porque les prohibieron filmar la protesta.

Además, Figueroa informó que se le envió una "carta documento" a la dirigencia de la UOCRA, "intimando a pagar por los daños que sus representados provocaron en el edificio municipal, en el Concejo Deliberante, y en otros espacios públicos como las veredas y calle; además de las herramientas de trabajo que fueron dañadas por efectos del humo y el calor".

"Acá la pelota se hizo demasiado grande y en todas las instituciones se deben plantear las cosas con racionalidad", sentenció.

"No fue obra del Espíritu Santo"

A través de la FM Municipal 100.3, el secretario General del municipio, Amadeo Figueroa, le respondió ayer al secretario adjunto de la UOCRA zonal, Nelson Vera, quien había dicho el día anterior que el gremio no fue responsable de la rotura de vidrios, sino que explotaron "por efecto del calor emanado de las cubiertas quemadas que se colocaron cerca".

"Pero, con en esa línea de pensamiento, si se prendía fuego el edificio municipal tampoco ellos serían responsables. Esto no fue obra del Espíritu Santo, fueron personas quienes prendieron fuego a las cubiertas, y quienes las colocaron contra los vidrios y las paredes", refutó el secretario municipal.

Asimismo, dijo que con el correr de los días pueden aparecer "daños que ahora no se exteriorizan, como en las computadoras de las oficinas". "En las oficinas de la Intendencia quedó todo como en un principio de incendio, y habrá que reparar el escudo, las paredes, la vereda, la cartelería y hasta el pavimento", aseveró.

"O la UOCRA modifica su proceder o directamente no se podrá continuar negociando con ellos", expresó. "Además, el Estado no puede ser el único empleador de sus afiliados", dijo.

Comentá la nota