Para frenar al dólar, el Central ofreció US$ 1.000 millones

Fue la cifra que puso a disposición de los compradores cuando el dólar llegaba a $ 3,43 en las casas de cambio y $ 3,42 en el mercado mayorista. El Central aseguró que vendió US$ 250 millones. Con esa jugada, la divisa cerró en $ 3,39.

Por: Gustavo Bazzan

El Banco Central mostró una baraja nueva para enfrentar la demanda de dólares. Dejó a un lado el gradualismo de las últimas semanas y estrenó la política de la contundencia: cuando el dólar en el mercado mayorista se vendía a $ 3,42, cerca del mediodía de ayer, apareció ofreciendo vender 1.000 millones de dólares a $ 3,395.

La parte compradora del mercado entendió rápidamente el mensaje: si el Central estaba dispuesto a vender a ese precio, no se podía esperar una suba por encima del límite que le había puesto la gente de Martín Redrado.

De hecho el Central rebajó un poco más el precio ofreciendo sus dólares a $ 3,38 y $ 3,37. A esos precios recién aparecieron los compradores.

Al final del día, el dólar se vendió a 3,37 en el mercado mayorista y a 3,39 en las casas de cambio. Esos valores son del microcentro porteño. En el interior del país se observan cotizaciones hasta 10 centavos superiores a los precios porteños (ver fotos).

Según fuentes del Banco Central, al final del día se desprendió de "apenas" 250 de los 1.000 millones que estuvo dispuesto a vender. Es una cifra muy inferior a las que barajaban en el sector privado, que apuntaba a ventas no menores a los 400 millones luego de haber ofertado, en forma escalonada, 1.500 millones de dólares.

Los operadores de cambio privados insisten en que el Central informa a medias su intervención en el mercado. "En las mesas de dinero tenemos un monitor dividido en dos, de un lado se acumulan los montos de los que venden dólares, y del otro, los montos de los que compran. En un momento de la mañana la pantalla de los vendedores acumuló 1.500 millones, y en el mercado afirmaban que ahí estaba parado solo el Banco Central".

La fuerte presencia del Central para forzar un retroceso del dólar a nivel mayorista tuvo también una inmediata respuesta en el segmento minorista, donde tras alcanzar un máximo de 3,43 pesos, la divisa estadounidense volvió sobre sus pasos y cerró la rueda en 3,39 para la venta, tres centavos por encima de los valores de la víspera.

Las fuentes dijeron que la presencia del Central se focalizó ayer en el mercado de contado y que la participación en las operaciones de futuro fue escasa.

Además, los voceros se encargaron de remarcar que el Central seguirá utilizando todas las herramientas que tiene en sus manos para evitar bruscas oscilaciones en la cotización del dólar, en el marco de la política de flotación administrada, tal como la definió el Gobierno.

Lo que se está poniendo a prueba es, entonces, cuál es hoy el tipo de cambio adecuado para enfrentar el nuevo escenario mundial. Fuera del Gobierno son mayoría quienes opinan que el dólar debería encarecerse para hacer rendir más (en pesos) cada billete que entre al país, al menos para pagar la deuda en pesos.

En contra de la devaluación del peso aparecen algunos sectores del Gobierno que temen un traslado directo a precios, y los bancos, que alertan que un dólar más alto es un llamado a los ahorristas a que desarmen sus posiciones en pesos y se pasen a la moneda estadounidense.

En parte los bancos reaccionan a esos movimientos ofreciendo más tasas de interés por los plazos fijos y recortando las líneas de crédito. Hoy los depósitos por montos importantes se llegan a pactar a tasas, por 30 días, de hasta el 25% anual. Todo sea por conservar la liquidez, hoy el bien más preciado en el sistema financiero.

Comentá la nota