Para fortalecer la investigación

El Consejo Interuniversitario puso en marcha un programa que elaborará un diagnóstico sobre la investigación en áreas prioritarias y determinará zonas de vacancia a desarrollar. El objetivo es coordinar los estudios y ponerlos "al servicio de políticas públicas".
Las universidades públicas en conjunto pusieron en marcha un programa estratégico de investigación y desarrollo a nivel nacional. Organizado por el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), que reúne a los rectores del sistema educativo superior, el programa busca generar primero "un diagnóstico sobre qué se investiga" en las universidades y luego definir "qué hace falta investigar", según explicó el coordinador del programa, Jorge Anunziata. La articulación de las actividades de investigación en las casas de estudios, así como "ponerlas al servicio de políticas públicas", es una materia pendiente de un sistema disgregado.

Los propósitos del programa son "demarcar el mapa de la investigación del sistema universitario nacional para comenzar a articularlo y detectar áreas de vacancia", así como "desarrollar temáticas demandantes que no logran tener una instancia de coordinación entre universidades", contó a Página/12 Anunziata, a cargo del grupo de apoyo técnico del Programa Estratégico de Investigación y Desarrollo (PEID).

El proyecto se viene gestando desde 2007, cuando el CIN dispuso por acuerdo plenario el desarrollo del PEID, pero el puntapié inicial se produjo ayer en la Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS), donde se dieron cita cerca de setenta investigadores para tratar en talleres una de las áreas consideradas prioritarias. Esas áreas son siete y fueron divididas por regiones: Cambio Climático quedó a cargo de las universidades de la región metropolitana, Marginación Social quedó en la región noroeste, Nuevas Tecnologías de la Comunicación e Información en Educación en la región centro y oeste, Energía en la región patagónica, Salud en las universidades bonaerenses y los Indicadores de Sustentabilidad en las del nordeste.

"Cada región del sistema universitario tomó algún tema, pero no quiere decir que sólo esa región lo vaya a desarrollar. La convocatoria es para todas las universidades nacionales en todos los casos, para tener una mirada integral de cada tema", explicó Anunziata, que se de-sempeña en la Universidad de Río Cuarto. La definición de los temas prioritarios se hizo en relación con el Plan Bicentenario, del Ministerio de Ciencia.

La falta de coordinación entre las distintas instituciones universitarias es un déficit histórico que hace tiempo los rectores pretenden enfrentar desde el CIN. "Las áreas de vacancia son los espacios poco explorados por la investigación académica y que hace falta integrar", precisó Anunziata.

El financiamiento del programa y de la implementación de las actividades lo aportan "en una pequeña porción las universidades" y, además, ya existe un convenio firmado la Agencia de Promoción Científica, explicó una fuente del CIN. Los resultados de los seminarios que determinarán el diagnóstico estarán listos dentro de dos meses, se estima. A partir de entonces, comenzará el trabajo de convocatoria a investigadores para abordar las áreas de vacancia y reforzar las que se hayan encontrado débiles.

Para los talleres que comenzaron ayer y finalizarán cerca de fines de julio, los académicos invitaron además a representantes de las áreas de gobierno dedicadas a las distintas temáticas. En el taller sobre Cambio climático, por ejemplo, participaron funcionarios de la Secretaría de Medio Ambiente, "para articular su enfoque con el de las universidades e intentar dar respuestas conjuntas", dijo el coordinador del grupo de apoyo técnico. Una vez que se puede comenzar a investigar en forma articulada entre las diferentes universidades, el objetivo central "es poder transformar la investigación académica en propuestas de políticas públicas".

Comentá la nota