"Para la familia Macri, pinchar teléfonos es moneda corriente"

Legalmente, Marie France Peña Luque está casada con Mariano Macri, el hermano menor del jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri. Pero en la práctica, están separados y mantienen una disputa por los bienes matrimoniales y la tenencia de sus dos hijos: Paula, de 18 años, y Giusse de 13, quienes viven con su padre en San Isidro.
El litigio judicial entre los Macri y Peña Luque estuvo solapado, hasta que el escándalo por las escuchas ilegales que involucra al Gobierno porteño reflotó el tema.

Es que Peña Luque había denunciado en 2008 que, por orden de su ex marido, "era espiada" por agentes de una empresa de seguridad privada. "Franco (Macri) contrató a The Ackerman Gorup para espiarme", asegura Peña Luque, que esta semana se presentó a declarar ante el juez Norberto Oyarbide en la causa del espía Ciro James. "Oyarbide me ofreció una custodia, pero me negué", confiesa.

En una entrevista con PERFIL, la ex cuñada del jefe de Gobierno porteño aseguró que los Macri la espían para no pagarle lo que le corresponde, y confió que, pese a que su ex marido es titular del 20 por ciento de las acciones que la familia Macri tiene en distintas empresas, "se declaró insolvente" en el juicio de divorcio. "¿Qué soy, un vientre alquilado?", se compungió la ex cuñada del líder de PRO.

—¿Qué elementos tiene para asegurar que los Macri la espían?

—Para los Macri, pinchar teléfonos es moneda corriente. De hecho, Franco creía que él también tenía el teléfono pinchado, y en varias oportunidades escuché que ellos hablaban de pinchar teléfonos. Viví 18 años con Mariano y conozco a los Macri. Todo el mundo me decía que los Macri eran unos mafiosos, pero yo les decía que Mariano era distinto, que era la ovejita blanca de la familia, pero me equivoqué. Cuando vivía en Brasil, había automóviles con vidrios polarizados en la puerta de mi casa, y hasta una camioneta con sofisticados equipos para hacer escuchas. Tengo que estar constantemente cambiándole el chip a mis celulares, para evitar que me los pinchen (hoy lleva en su cartera ocho celulares diferentes).

—¿Qué opina del incidente que sufrió Leonardo, el ex cuñado de Macri?

—Para mí, no fue un robo. Sandra sufrió este año una recaída en la enfermedad que tiene. Ante la posibilidad de que Leonardo se quede con todo, intentaron hacer algo raro, no tengo dudas.

—¿Teme por su vida?

—Sí, y por eso decidí dar notas. Mis abogados me recomendaron que lo haga. También dejé grabado un DVD, donde cuento con detalles el accionar de los Macri, y los hago responsables por cualquier cosa que pueda pasarme.

Comentá la nota