Para evitar la salida de capitales limitan distintas operaciones

El Central emitió una norma que les cierra la puerta a los inversores que quieren obtener dólares de manera inmediata, y sin pasar por el mercado de cambios. Pone plazo a la compra de títulos, para que no se especule con el valor del dólar.Por: Mara Laudonia
El Banco Central intervino ayer con una fuerte jugada en el mercado que busca desincentivar a que los inversores puedan, a través de diversas maniobras indirectas, sacar capitales del país por encima de lo permitido por la entidad monetaria.

La entidad que preside Martín Redrado sacó el comunicado A 4864 que indica que, al comprar títulos, sean acciones o bonos, los dueños deberán mantenerlos en sus carteras al menos tres días antes de poder revenderlos. Y agrega que las operaciones que no cumplan dicho plazo de 72 horas deberán ser avaladas por el Central.

Esta normativa, distribuida a las casas de cambio y sociedades de Bolsa a través de la comunicación 538 de la Comisión Nacional de Valores, busca evitar la especulación con la compra de títulos en el mercado local y la venta inmediatamente posterior en el exterior, con el solo fin de obtener dólares y dejarlos fuera del país. Y refuerza otra medida que lanzó la semana pasada en el mismo sentido, que acotó el cupo diario permitido para girar dólares al exterior en las operaciones de las sociedades de Bolsa, desde los 600.000 dólares a los 100.000 dólares, siempre sin excederse del tope mensual.

Las empresas y los particulares pueden retirar hasta dos millones de dólares del país por mes y ese límite sigue vigente. Sin embargo, durante las últimas semanas fue creciendo la incertidumbre en los mercados por motivos internacionales y locales, reforzados por la iniciativa oficial de reestatizar el sistema de jubilaciones y la eliminación de las AFJP.

Este clima enrarecido provocó que los distintos inversores se las ingeniaran para buscar artilugios legales y sacar más fondos del país de lo usual, y de lo permitido legalmente por el Banco Central.

La operación más utilizada es el "contado con liqui", el término utilizado en la jerga de los operadores. Esto es: un inversor compra con pesos una acción de una empresa extranjera en el país o un bono que cotiza en el exterior -el Discount, a modo de ejemplo-, e inmediatamente, a través de una sociedad de Bolsa autorizada, logra venderla en el exterior. De esta forma, convierte la acción comprada con pesos en el mercado local en billetes verdes, que quedan depositados en una cuenta en el exterior. Claro que esta maniobra tiene un costo. En tiempos más calmos, la tasa implícita para obtener dólares es de 1% o 2%. Pero en los últimos días subió a 5% y hubo picos de hasta 11% en las jornadas más tumultosas. Esto es, si en la casa de cambio minorista el dólar cotizaba a $ 3,40, esta operación indirecta permitía hasta la semana pasada obtener dólares a un precio de $ 3,70 o hasta $ 3,80, y dejarlos en una cuenta fuera del país.

Es decir, en tiempos de pánico, el inversor no compra una acción extranjera que cotiza en el país porque le interesa retener el papel de la compañía, sino que su único fin es tener dólares contantes y sonantes.

Es por ello que, al obligar el Central a retener el título tres días, el inversor se expone al riesgo de mercado en dicho lapso, y por tanto se ve dificultado de estimar con exactitud el valor de cambio del dólar.

Fuentes del Banco Central consultadas por Clarín aseguraron que la medida "logró los frutos esperados, ya que se redujeron drásticamente este tipo de operaciones. De esta forma quien quiere dólares lo hará por el mercado de cambios y no a través de la Bolsa", explicaron.

Vale destacar que en general el día de ayer fue más calmo, y que hubo euforia en bonos y en la Bolsa porteña, tras conocerse la intención del Gobierno de recomprar deuda. Se notó en la compra de dólares, donde se descomprimió la presión de la demanda, y sólo hubo operaciones por 400 millones de dólares, cuando la semana pasada hubo picos diarios de hasta 1.000 millones operados, indicaron desde el Central.

Comentá la nota