El PJ se fue para evitar otra ley que prohíbe los nuevos casinos

El bloque oficialista dejó sin quórum la sesión del Senado ante una avanzada opositora.
El oficialismo evitó ayer que el Senado convirtiera en ley un proyecto que suspende por diez años la instalación de nuevas salas de juegos en Mendoza. Cuando la oposición pidió el tratamiento de la norma, los senadores justicialistas se levantaron de sus bancas y la sesión debió terminar por falta de quórum.

Por tercera semana consecutiva, el proyecto apareció en el "orden del día" del Senado. Se trata de una iniciativa que fue aprobada por Diputados el año pasado, cuando el tema de la prohibición de la instalación de los casinos tenía protagonismo en la agenda legislativa.

En la sesión de ayer, el vicepresidente del bloque radical, Leopoldo Cairone, pidió que se debatiera la norma. "Mientras esperamos que se trate el proyecto que el Gobierno dijo que iba a impulsar sobre juegos y casinos, podríamos aprobar este proyecto para evitar que se sigan autorizando nuevos proyectos", dijo Cairone.

En diciembre pasado, el Ejecutivo vetó una norma que prohibía la apertura de nuevas salas para siempre y mandó otra similar a la Legislatura que aún no se trata y está en Comisiones de Diputados. El Ejecutivo justificó el veto argumentado "errores formales" en la redacción de la ley y, tras el veto, autorizó dos nuevos emprendimientos.

"Cuando se vetó la norma se emitieron dos nuevos decretos de acogimiento y fueron permitidas nuevas salas de juego. Pretendemos que ésta sea una ley que evite por el momento la aprobación de otros casinos", continuó el senador cobista Sergio Moralejo. Pero cuando pidieron un cuarto intermedio, los justicialistas se levantaron y la sesión se terminó.

Cobistas y radicales contaban también con el voto de los demócratas ya que el autor del proyecto en discusión es el presidente del bloque del PD, el diputado Alberto Sánchez. Así, daban por descontado que ganarían.

El oficialismo reconoció que se levantó para evitar que se convirtiera en ley el proyecto. "Nos levantamos porque habíamos conversado con el resto de los bloques que íbamos a pedir a Diputados que tratara el proyecto enviado por el Ejecutivo y que en vez de suspender por diez años las salas de juegos privadas, las prohíbe para siempre. Pero como algunos opositores cambiaron las reglas del juego, nosotros decidimos abandonar el recinto".

Comentá la nota