Para evitar descuentos, todos los diputados dijeron presente

En la última sesión, empezó a regir la resolución que dispone quitas en la dieta para quienes falten. También se eliminaron comisiones y se redujeron los integrantes.

Después de bastante tiempo y sin leyes controvertidas de por medio, todos dijeron presente. En la sesión del miércoles pasado, hubo asistencia perfecta en la Cámara baja. Casualidad o no, justo ese día comenzó a regir la resolución por la cual a los diputados se les descuenta el día si faltan a la sesión; en tiempos de crisis económica, nadie quiso empezar con el pie izquierdo.

De los 48 legisladores, la única baja fue la del diputado Ricardo Puga, quien tuvo un accidente vial y sufrió varias heridas que le impidieron asistir al trabajo, por lo tanto su falta estuvo más que justificada.

El mes pasado, la Cámara aprobó respetar a rajatablas un artículo del reglamento interno que estipula descontar parte de la dieta a los que no concurrieran a las sesiones sin justificación razonable o sin autorización del cuerpo. Los cálculos daban que cada diputado cobraría 200 pesos menos por cada debate al que no asistiera. En tanto, la quita será de unos 100 pesos si la ausencia se nota en el trabajo de comisiones.

La norma había sido propuesta por el presidente de la Cámara de Diputados, Jorge Tanús, y aprobada por todos los bloques por unanimidad. En su momento, los legisladores opinaron que el castigo obligaría a los colegas más "vagos" a no hacerse los distraídos a la hora de trabajar -o al menos de cumplir con su presencia- por lo que se les paga y se los votó.

Aunque nadie quiso dar nombres, lo cierto es que varios legisladores coincidieron en que no vendría mal el descuento para evitar faltazos, bastante comunes para algunos "privilegiados". Según indican las primeras evidencias, no se equivocaron.

En este comienzo de las sesiones ordinarias, no sólo hubo cambios en el reglamento interno para sancionar económicamente -como en cualquier trabajo remunerado- a los que faltan sin justificación, sino que también se disminuyó la cantidad de comisiones de 13 a 11 para evitar superposiciones.

El número de legisladores necesarios para dar quórum en las mismas también será menor, ya que pasó de 11 a 7 miembros, con excepción de las dos más importantes, en donde sigue habiendo 11 integrantes.

El objetivo fue acelerar los tiempos de trabajo y, sobre todo, evitar excusas malas o inexistentes a la hora de justificar ausencias en las reuniones de temas específicos. Por este motivo, también se han reformulado los horarios de los encuentros de comisiones, por lo que algunas se harán por la tarde.

Durante la primera semana, Tanús asistirá a todos los encuentros como un modo tradicional de dar por iniciado el período ordinario así como para apoyar a quienes presiden las distintas comisiones. "Es algo que siempre se hace cuando se inicia un período", aclara el diputado peronista, pero hay desconfiados que dicen que la idea del presidente de la Cámara es controlar si, efectivamente, los legisladores concurren a sus obligaciones.

La Cámara alta tiene un funcionamiento similar en cuanto a cantidad de sesiones y legisladores necesarios para dar quórum en la labor previa a las sesiones. Sin embargo, todavía no se pudo saber si el vicegobernador, Cristian Racconto, tiene en mente aplicar un sistema similar de descuento de las dietas a los senadores que se hacen los distraídos a la hora de ir a trabajar.

Comentá la nota