Para evitar ser derrocado, el Primer ministro de Canadá suspendió el Parlamento

El primer ministro canadiense, Stephen Harper, quien lucha por permanecer en el poder, persuadió el jueves a la gobernadora general de Canadá de suspender al Parlamento para no ser derrocado por los partidos de la oposición en la próxima semana.
En un movimiento sin precedentes, la gobernadora general Michaelle Jean -representante de la reina Isabel de Canadá- aceptó cerrar el Parlamento hasta el 26 de enero.

Harper, quien ya había prometido presentar un presupuesto para el 27 de junio, hizo un llamado a los legisladores de oposición para que trabajen con él durante las próximas semanas y enfrentar la creciente crisis financiera global.

"La decisión de hoy nos dará una oportunidad -y estoy hablando de todos los partidos- de enfocarnos en la economía y de trabajar juntos", dijo a los reporteros luego de reunirse con Jean, agregando que todos los partidos son responsables de la actual crisis.

El dólar canadiense subió un 1 por ciento frente al dólar estadounidense, según informaron las noticias.

Los conservadores de Harper ganaron una fortalecida minoría en las elecciones del 14 de octubre, pero ahora están luchando por mantener sus puestos. El lunes habrían sido enfrentados a un voto de confianza en el Parlamento que seguramente habrían perdido.

La oposición de Liberales y Nueva Democracia, quienes firmaron un acuerdo para derrotar a Harper y formar un gobierno de coalición, dijeron que aún planean derrocarlo. Son apoyados por el partido político Bloque de Quebec, el cual pretende ganar la independencia de Quebec, separándose de Canadá.

"No podemos confiar en él (...) es un día triste", dijo a los reporteros Jack Layton, líder de los Nuevos Demócratas, agregando que Harper ha cerrado las puertas del Parlamento.

"Puedes correr pero no esconderte", dijo el legislador liberal Bob Rae, prediciendo que la oposición derrotará a Harper cerca de la próxima semana debido al presupuesto.

La táctica de Harper fue el último suceso en una crisis constitucional que estalló la semana pasada luego de que intentara cortar el financiamiento público a los partidos políticos, un cambio que habría golpeado fuertemente a la oposición.

Además los partidos opositores dicen estar molestos porque Ottawa no ha logrado un buen manejo de la crisis financiera.

Comentá la nota