Para estudiar en la isla

Para estudiar en la isla
El proyecto presentado por el ARI fueguino cuenta con el apoyo del Consejo Interuniversitario Nacional. Ofrecería carreras vinculadas con la "geopolítica de la zona" y su primera sede funcionaría en Ushuaia.
Con el visto bueno de la comunidad académica, avanza un proyecto para crear la Universidad Nacional de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur. La nueva casa de estudios se crearía a partir de una escisión de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, que ya fue aprobada por la asamblea universitaria de esa institución. El proyecto fue presentado en el Senado por el ARI fueguino y espera para ser tratado en comisiones. Ya obtuvo dictamen favorable del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN).

"La única jurisdicción política del país en la que no hay una universidad nacional es Tierra del Fuego", dijo a Página/12 Jorge Gil, rector de la Patagonia SJB. Esta institución se asienta en la provincia de Chubut y, según se prevé, cederá una de sus seis sedes, la de Ushuaia, que será la base para levantar la futura casa de estudios. El tema ya fue tratado en junio en una asamblea universitaria convocada especialmente para debatir la cuestión y logró la aprobación de la mayoría del cuerpo. Allí se plantearon algunas condiciones, como que la futura universidad funcione "de manera integrada y cooperativa con las universidades de la región y fortalezca el trabajo en red", explicó Gil.

En la Cámara de Senadores espera para ser tratado en comisiones el proyecto de ley que crea la universidad fueguina, presentado por el legislador José Carlos Martínez, del ARI, con apoyo de Daniel Filmus (FpV) y del jefe de la bancada oficialista, Miguel Angel Pichetto.

A diferencia de otros proyectos que ya pasaron por las manos de los senadores, el que crea la casa de estudios fueguina también cuenta con el respaldo del CIN, entidad que reúne a las 39 universidades del país y que está facultado por la Ley de Educación Superior vigente a emitir un informe sobre la conveniencia o no de la creación nuevas instituciones. El CIN sostuvo entre sus fundamentos que "las principales razones socioeconómicas esgrimidas por el estudio de factibilidad son la necesidad de aportar recursos con formación superior –grado y posgrado– al desarrollo económico de la región, centrado en las industrias de gas y petróleo, electrónica y turismo, así como los servicios de educación, salud y desarrollo social de la provincia. En tal sentido, la oferta de grado de la delegación Ushuaia –de la Universidad de la Patagonia SJB–- cubre muy parcialmente dichas necesidades".

"La presencia de una universidad nacional en territorio fueguino será un fuerte inductor para radicar estudiantes", dijo el rector Gil. En la sede que la Patagonia SJB tiene en Ushuaia estudian poco más de 900 alumnos que cursan carreras de Turismo, Contador Público y Ciencia Política. Pero, según cita el proyecto de ley, "el censo estudiantil realizado en 2009 por el gobierno provincial" mostró que "existen 2300 jóvenes nacidos y domiciliados en la isla" cursando estudios universitarios fuera de la provincia.

Si el proyecto logra ser ley, una vez que la Universidad de Tierra del Fuego se asiente en Ushuaia con carreras vinculadas con la "geopolítica de la zona como la actividad forestal y el manejo de los recursos minerales y gasíferos", está contemplado abrir una sede en Río Grande, la otra ciudad populosa de la provincia. "La presencia de una universidad en territorio fueguino va a potenciar el mejoramiento de la Patagonia y, si logramos un sistema universitario más integrado con las regiones, el objetivo estará ampliamente cumplido", finalizó el rector.

Mientras, en el Congreso ya tiene media sanción la creación de las universidades nacionales del Oeste (Merlo), de Avellaneda, de Moreno –todas en el Gran Buenos Aires– y de Villa Mercedes –en San Luis–. Todos estos casos no obtuvieron el visto bueno de las autoridades del CIN, por no cumplir con "estudios de factibilidad", ni el requerido "sustento pedagógico". En el caso de Villa Mercedes, el proyecto propone dividir a la Universidad Nacional de San Luis, pese al rechazo de las autoridades y la comunidad académica de esa casa.

Comentá la nota