Para estimular el consumo, eliminan la tablita de Machinea

Lo anunció ayer la Presidenta. Enviará el lunes un proyecto de ley al Congreso. La medida beneficia a los trabajadores que ganan más de $ 7.000, que tendrán un incremento de sus ingresos de entre 500 y 1.300 pesos mensuales
Ayer, el kirchnerismo volvió a jugar al juego que más le gusta. La presidenta Cristina Fernández buscó dar un golpe de efecto al anunciar, sorpresivamente, que se eliminará la tablita de Machinea. Con esto se atenuará el impacto del impuesto a las Ganancias sobre los sueldos más altos, que ahora cobrarán entre 500 y 1.300 pesos más por mes. Se trata de una medida más para incentivar el consumo, que a la vez da respuesta a un histórico reclamo de la CGT.

La tablita de Machinea debe su nombre al ex ministro de Economía de la Alianza que diseñó un esquema para reducir los montos que se pueden deducir en el pago de Ganancias. Tras su creación tuvo sucesivos cambios y actualmente afecta a los salarios superiores a $ 7.000.

Ayer Cristina aprovechó el marco de un acto en la quinta de Olivos en el que se presentaron planes de financiación para la compra de taxis para anunciar que el lunes enviará un proyecto de ley al Congreso para eliminar la tablita.

Si bien se trata de un reclamo presentado periódicamente al Ejecutivo por parte de la CGT, el anuncio de la eliminación tomó por sorpresa a casi todos. El mismo Hugo Moyano, presente en el acto de los taxistas, dijo que no sabía que Cristina saldría con esto.

Más allá de si conocía o no la noticia de antemano, está claro que con este anuncio el Gobierno busca estrechar aún más sus lazos con el gremialismo y moderar los reclamos salariales de cara a 2009. Además, intenta incentivar el consumo, como un complemento de los planes de financiación que se lanzaron en los últimos días. Así, el Gobierno intenta pelearle al pronóstico de recesión que ya aparece en el horizonte.

En su discurso, la Presidenta sostuvo que este cambio implicará "un aumento en el salario" de los trabajadores. Y sostuvo que la eliminación significa "una medida de justa progresividad en materia impositiva y contracíclica para impulsar el consumo".

Pero, en los hechos, la medida solo beneficia a una mínima porción de los trabajadores. La razón es que, tal como rige hoy, la tablita solo afecta a quienes perciben más de $ 7.000 netos por mes. Se estima que en esas condiciones hay 240.000 asalariados y unos 120.000 autónomos. Y aunque Cristina destacó la "progresividad" de la medida, lo cierto es que a mayor sueldo, mayor será el beneficio del contribuyente.

La desaparición de la tablita no beneficia a los trabajadores que ganan entre 3.200 y 7.000 pesos y están afectados por Ganancias, porque esta modificación no supone un cambio en el mínimo no imponible. Quienes ganan menos de 3.200 están exentos de Ganancias y seguirán estándolo.

Los detalles del proyecto se conocerán el lunes. Pero según trascendió, la eliminación regirá para el ejercicio fiscal 2009. Sin embargo, anoche en la Casa Rosada buscaban algún mecanismo para conseguir una excepción. Pretenden que el próximo aguinaldo quede exceptuado de la tablita para quienes lo cobren antes de fin de mes (si la empresa lo paga en enero, entra en el período 2009, y por tanto ya estará fuera del sistema).

En despachos oficiales estiman que el año próximo el fisco dejará de percibir hasta $ 1.510 millones por el cambio. Pero como se prevé que buena parte del dinero que se le dejará de descontar a los trabajadores se volcará al consumo, la AFIP recuperará una parte.

Tras el anuncio, el Jefe de Gabinete, Sergio Massa recordó que la tablita es "regresiva desde el punto de vista del salario porque cuanto más mejoraba, más empeoraba su condición fiscal" y sostuvo que "nació para castigar el ascenso en el mercado de trabajo se va a eliminar y se dará mayor libertad al consumo".

Además de Massa, en el anuncio estuvieron presentes el ministro del Interior, Florencio Randazzo, la de Producción, Débora Giorgi y el de Planificación, Julio de Vido. Curiosamente, la Presidenta no convocó ni al ministro de Economía, Carlos Fernández, ni al titular de la AFIP, Claudio Moroni, los dos funcionarios que teóricamente tienen los temas impositivos a su cargo.

Comentá la nota