Para el Episcopado, la relación entre el Gobierno y la Iglesia se distendió

Lo dijo el vicepresidente segundo del organismo, José María Arancedo, y lo atribuyó al encuentro que mantuvieron la semana pasada con la Presidenta
El vicepresidente segundo del Episcopado, monseñor José María Arancedo (Santa Fe), ratificó hoy que la reunión con la presidenta Cristina Fernández permitió "distender la relación entre la Iglesia y el Gobierno".

"Se ha distendido mucho la relación entre la Iglesia y el Gobierno. El clima confrontativo que se vivía descalificaba y dañaba al Gobierno, y dañando al Gobierno se dañaba al país", opinó el prelado en declaraciones a medios santafesinos.

Arancedo, quien participó el jueves pasado de la audiencia junto al resto de la mesa ejecutiva encabezada por el cardenal Jorge Bergoglio, elogió además la actitud "serena" y de "diálogo" de la jefa de Estado.

"Fue una actitud positiva el hecho de querer dialogar. La Iglesia no es opositora al gobierno nacional, tampoco oficialista. Me pareció muy atenta, con buena actitud", dijo el arzobispo.

El prelado santafesino reiteró que la audiencia fue "en un clima muy distendido, muy sereno y libre para conversar", y recordó que los obispos le llevaron el documento "Hacia un Bicentenario en justicia y solidaridad", sobre el cual ella dijo "haber leído" y "tener críticas y propuestas".

Arancedo destacó que coincidieron en el tema de la "inclusión", porque, advirtió, "desde la exclusión social se toca las heridas de la droga, la prostitución, la violencia y la pérdida de valores de la vida".

"La crisis de valores es muy seria y si no lo tomamos en serio, vamos hacia un país dual, es decir, dos países con códigos propios. Si esto ocurre perdemos la posibilidad de un país con igualdad social", precisó.

Por otra parte, el cardenal Bergoglio presentó hoy el documento de los obispos ante los integrantes del Foro "De Habitantes a Ciudadanos", en el marco de una reunión en la sede del Episcopado.

El primado argentino, que fue especialmente invitado, llamó a seguir trabajando de forma conjunta en la construcción de un proyecto de país para todos, "porque hoy no basta hablar de incluidos y excluidos, hoy hay que hablar de quiénes son los que caben y los que sobran", reiteró.

Asimismo, exhortó a los laicos a construir algo nuevo en base al diálogo y acuerdos básicos ya que "con el diálogo se puede perder tiempo pero se gana la patria".

El Foro está integrado por organizaciones que representan a los credos, los gremios, las empresas, el sector rural, las finanzas, la sociedad civil y el sector académico.

El objetivo de este espacio de diálogo y construcción de consensos es trabajar mancomunadamente para la promoción de políticas públicas que favorezcan la inclusión social y antepongan el bien común a los bienes e intereses particulares, en vistas al Bicentenario

Comentá la nota