Para el empresariado, falta recrear la confianza y la calidad institucional

Disyuntiva. Para el empresario, la situación económica de la Argentina no es tan mal, pero considera que las disputas políticas pueden complicar el panorama en los próximos años.
Alberto Schuster, presidente del pre-coloquio del Instituto para el Desarrollo Empresario Argentino (Idea) que se realizará en Salta el 28 de agosto y reunirá a todo el empresariado de la región, es socio y director ejecutivo de KPMG, firma especializada en auditoría, impuestos y consultoría, indicó en un entrevista exclusiva con EL LIBERAL que en la Argentina falta recrear la confianza y la calidad institucional.

¿Qué van palpando desde el empresariado, cómo ven la coyuntura socioeconómica del país?

Todos los empresarios estamos preocupados y ocupados por cómo se sortean fundamentalmente los próximos años, ya que va a ser un escenario muy teñido de lo político. La situación del mundo parece estar recuperándose y la situación de la Argentina, desde el punto de vista puramente económico, si bien tiene sus preocupaciones y puntos débiles a corto y mediano plazo, no es una situación intrínsecamente mala. Lo que pasa es que el proceso político lo puede complicar y, en ese sentido, los empresarios en los diversos sectores están viendo cómo el Gobierno puede manejar estas perspectivas de estos dos años, en un ambiente en donde se generen políticas o actividades racionales que le permita al país seguir o ser más competitivo, que es lo que se va a analizar en el pre-coloquio.

La situación en lo económico no es tan mala, sino que hay un ingrediente político en el medio… ¿cómo ven que se vienen estos años en ese sentido?

El estado de ánimo corre con una incertidumbre, tratar de ver que el negocio se mantenga, sea sustentable o incluso crezca y el punto neurálgico es qué capacidad tienen los empresarios para confiar y, en función de esa confianza, hacer inversiones. Lo que estamos viendo en la Argentina es que estamos, ya desde fines del año pasado y lo que va de éste, en un ambiente en el cual tanto la inversión externa como la interna se han retraído y la prueba de eso es el proceso que se dio hacia el año pasado de salida de capitales. En realidad, el aspecto más vulnerable que tiene la economía argentina, en este momento, es la salida de capitales, que esperemos que pare.

¿Esa retracción tiene que ver con la calidad institucional?

Todo tiene que ver con la calidad institucional, se tienen dos aspectos dentro de la productividad que lo hacen estar en todos los rankings en la parte de abajo y en la parte de arriba: la eficiencia del Gobierno y tener infraestructura. Dentro del primero, lo que tiene que ver con la calidad institucional es importante. En la medida que no se brinde tanto a los inversionistas internos como a los externos estímulos que le permitan confiar, las inversiones se retraen y eso se hace a través de tener una mejor calidad institucional que tiene que ver con la seguridad jurídica, la estabilidad política, macroeconómica, la previsibilidad política, macroeconómica, el funcionamiento de las instituciones, sean partidos políticos, ONG, poderes de país, los empresarios, todos los aspectos que hacen a la calidad institucional.

¿Cómo ven los empresarios la delegación de superpoderes al Ejecutivo?

Depende de qué se está hablando, en los últimos años siempre hubo designación de superpoderes del Congreso al Ejecutivo, al principio fue a propósito de las medidas que se necesitaban para paliar la crisis, luego se fue tomando como una costumbre. Lo que pasa es que le han dado al Poder Ejecutivo funciones muy imprecisas, hay más de mil decretos que han sido funciones delegadas y la verdad que eso no debería ser así. Lo que hay que ver ahora es, por un lado, llegar a una mejor calidad institucional en el sentido que el Congreso retome lo que son sus funciones naturales, pero también no voltear todo un esquema que ha sustentado los últimos 7 u 8 años y que de pronto se transforme esto en un país inmanejable. Por eso hay que buscar equilibrios en toda la economía y la sociedad.

Comentá la nota