Para empezar, 2,7 millones de chicos

Para empezar, 2,7 millones de chicos
El plan de cobertura para la niñez arranca con casi 2,7 millones de beneficiarios. El 49 por ciento no tenía hasta ahora ningún tipo de cobertura estatal. En promedio, serán 366 pesos por mes por familia. Impactará sobre la pobreza y la indigencia.
La presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció ayer que 2.689.500 chicos cobrarán la nueva asignación por hijo a partir del 1º de diciembre. Ese es el número de corte para el primer mes de pago del subsidio, pero la cantidad de beneficiarios irá aumentando gradualmente a medida que las personas que reúnen los requisitos para cobrarlo se anoten –muchos primero deben tramitar el DNI– y el Estado vaya llegando a grupos que sufren condiciones más graves de exclusión. De acuerdo con estimaciones preliminares del Gobierno, el universo potencial de niños a asistir ronda los 5 millones. La medida provocará una caída significativa de los niveles de indigencia y ayudará a reducir los registros de pobreza por ingresos, según reveló un estudio de la consultora Equis.

La Presidenta presentó los primeros números del plan durante la firma de un convenio de cooperación entre la Nación y las provincias de Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos, a fin de que la asignación llegue a esos distritos. Allí aclaró que hubo que hacer un corte –que fue de casi 2,7 millones de menores de 18 años– por una cuestión administrativa, ya que se requiere tiempo para emitir las tarjetas de débito que se entregarán a los padres o apoderados de los niños para cobrar el beneficio. "Pero obviamente habrá más chicos (en los meses siguientes) porque han seguido las inscripciones", señaló. También puntualizó que "todos los bancos públicos y privados del sistema financiero nacional" tienen la obligación de participar de la red de pagos.

La Anses indicó que a partir de pasado mañana se publicará en su sitio en Internet (www.anses.gob.ar) el banco que corresponde a cada persona que cobra el subsidio. De los casi 2,7 millones de chicos que entran en la tanda de diciembre, el 49 por ciento –1.324.613– no recibían hasta el momento ningún tipo de asignación ni de cobertura social. Son niños que estaban marginados de cualquier ayuda estatal y ahora acceden a este derecho. El otro 51 por ciento está compuesto por un millón de menores que pertenecían al Plan Familias –cobraban 44 pesos por hijo– y 355.866 que estaban encuadrados en distintos planes del Ministerio de Trabajo.

Los porcentajes cambian cuando la distribución se mide por familias. En este caso, el 56 por ciento –802.000– no tenían ningún tipo de cobertura, mientras que el 44 por ciento restante –643.000– estaban contenidas en planes sociales. "El promedio de hijos por familia es de 1,86, con lo cual el promedio de ingresos por familia es de 366 pesos", precisó Cristina. Más de 800 mil familias pasarán a tener nuevos ingresos, mientras que otras 643 mil verán un aumento en los subsidios. Esto tendrá impacto en los índices de pobreza e indigencia. Según la consultora Equis, del sociólogo Artemio López, la pobreza bajaría a la mitad y la indigencia caería a 3 por ciento en la provincia de Buenos Aires. Sin embargo, sus estimaciones parten de cifras distintas a las del Indec, que prácticamente duplican las estadísticas oficiales.

La nueva asignación por hijo fue anunciada a fines de octubre. Desde ese momento hasta ayer, la Anses atendió en sus oficinas a 1.418.000 personas. El 9 de noviembre hubo un pico de visitas, de 139.364 personas, mientras que en la última semana se verificó un descenso de consultas, con 73.453 el día 20. La asignación es para un máximo de cinco hijos de personas desocupadas o que trabajan en negro y cobran menos del salario mínimo, y también para las empleadas domésticas. Monotributistas –salvo los del llamado monotributo social–, autónomos y beneficiarios de otros planes sociales quedan al margen.

La Presidenta destacó la participación de las provincias y aprovechó la ocasión para mandar un mensaje político, ya que dijo que la presencia del gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, sirvió para demostrar que no hay una pelea entre ambos. "Para que vean que no estamos peleados", lo saludó. El otro gobernador presente fue el santafesino Hermes Binner, mientras que por Entre Ríos estuvo el vicegobernador José Lauritto.

Cristina también desgranó las cifras de otro plan que lanzó el Gobierno hace sólo tres meses. Es el plan de empleo por cooperativas que se propone generar –en una primera etapa– 100 mil puestos en la provincia de Buenos Aires. En la primera semana de noviembre ya cobraron 7374 cooperativistas, en la primera semana de diciembre serán 19.064 y a lo largo del mes que viene se sumarán 61.438 trabajadores. Todos cobrarán con tarjeta del Banco Nación. "Hacen trabajos comunitarios como veredas, cordones cuneta y agua", explicó la mandataria. "Si tomamos los tres meses desde que se lanzó el plan, este programa generó 900 puestos por día, considerando sábados y domingos", destacó.

Comentá la nota