"Para EE.UU., era el defensor de un sueño", dijo Obama

El presidente le rindió homenaje al senador, cuyo apoyo fue crucial durante la campaña electoral
CHILMARK, Massachusetts.- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, rindió un sentido homenaje y se manifestó "desconsolado" por la muerte del senador Edward Kennedy, un pilar del Partido Demócrata que brindó un impulso crucial para su candidatura presidencial.

"Aunque sabíamos que este día era inminente, lo aguardábamos con no poco temor", dijo Obama. "Para su familia, era un guardián. Para Estados Unidos, era el defensor de un sueño", añadió el mandatario.

"La catarata de amor, gratitud y recuerdos de la que todos fuimos testigos es un testimonio de la forma en la que esta excepcional personalidad de la historia estadounidense influenció a tantas vidas", dijo Obama sobre el senador.

"Desde que Teddy fue diagnosticado, el año pasado, vimos el coraje con el que luchó contra su enfermedad", afirmó Obama. "Su lucha nos ha dado la oportunidad que no nos dieron cuando sus hermanos John y Robert nos fueron arrebatados: la bendición del tiempo para decirle gracias y adiós", añadió.

Obama se presentó sin saco ni corbata en una tribuna improvisada frente a la casa alquilada en Martha´s Vineyard donde disfruta de una semana de vacaciones junto con su familia.

Un colaborador lo despertó pocos después de las 2 de la madrugada para informarle de la muerte de Kennedy. El presidente habló con la viuda del senador, Victoria, unos 20 minutos después y ordenó que las banderas ondearan a media asta en todas las instalaciones federales.

"Michelle y yo quedamos desconsolados al enterarnos esta madrugada de la muerte de nuestro querido amigo", dijo Obama a través de un comunicado.

"Un importante capítulo de nuestra historia ha llegado a su fin. Nuestro país ha perdido un gran líder, que recogió el testimonio de sus hermanos caídos y se convirtió en el mejor senador estadounidense de nuestro tiempo", añadió.

Ted Kennedy tuvo un papel clave en la carrera de Obama hacia la Casa Blanca. En enero de 2008, el veterano senador por Massachusetts sorprendió al ofrecer su apoyo a Obama, que cumplía su primer período como senador por Illinois, para una nominación presidencial demócrata en un momento crucial de las primarias, cuando parecía que la balanza se inclinaba a favor de Hillary Rodham Clinton.

Una nueva generación

Muchos vieron su apoyo como el paso del testimonio político a una nueva generación, y el propio Kennedy entusiasmó a la base demócrata al comparar al joven afroamericano con el más célebre de sus hermanos, el presidente John F. Kennedy.

"Queremos un presidente que atraiga las esperanzas de aquellos que aún creen en el sueño americano y de aquellos de alrededor del mundo que aún creen en el ideal americano, alguien que pueda levantar nuestros espíritus y haga que volvamos a creer", dijo en ese entonces.

Luego, y a pesar de sus problemas de salud, asistió a la convención nacional demócrata en Denver, donde pronunció un encendido discurso a favor de Obama. A lo largo de la campaña, tanto Ted como su sobrina Caroline Kennedy viajaron por el país para promover la candidatura del actual presidente.

"Disfruté de su confianza y de su apoyo crucial en mi carrera a la presidencia. Y aunque libraba una valiente lucha contra una enfermedad mortal, como presidente me beneficié de su coraje y sabiduría", señaló Obama en su comunicado.

La muerte de Kennedy también complica la resistida reforma sanitaria que impulsa Obama. Kennedy fue un gran promotor en este tema y llegó a considerar la reforma sanitaria la "causa de su vida". Una de las últimas conversaciones que mantuvo con el mandatario fue precisamente sobre ese tema. Se reunieron a discutir la reforma del sistema de salud el 2 de junio y hablaron por última vez el 10 de julio, después de que Obama dio al papa Benedicto XVI una carta de Kennedy.

Comentá la nota