Para economistas, la Argentina tendría que recurrir al FMI

Según Juan José Llach, «para recurrir a un crédito del FMI habría que sincerar las cifras que difunde el INDEC».

«No se puede descartar la alternativa de recurrir al FMI.»

Así lo afirmó Mario Brodersohn ayer frente a un escenario pesimista que vaticina para 2009. En ese sentido, el ex secretario de Hacienda sostuvo que «es difícil cambiar el discurso de los últimos seis años, pero se podría decir que hoy el FMI es progresista, con Obama como presidente y las políticas keynesianas puestas en práctica por la crisis internacional».

El consejo de Brodersohn coincidió con el que minutos antes había hecho Juan José Llach en el seminario del Centro para la Estabilidad Financiera (CEF) que se realizó ayer. Sin embargo, tal como explicó el ex ministro de Educación de Fernando de la Rúa, «para poder acceder a un préstamo del organismo internacional sería necesario sincerar el INDEC», algo que -por el momento- el gobierno no se muestra interesado en concretar.

Además de estos economistas, participaron también ayer el ex presidente del Banco Central, Mario Blejer, y, por teleconferencia desde Francfort, el director del Banco Central Europeo, Lorenzo Bini Smaghi, entre otros.

A continuación, los puntos más importantes de las exposiciones:

MARIO BLEJER

Soy optimista, creo que empezamos a ver una reversión, el comienzo de la solución de la crisis. Se trata de una recesión con forma de «V», profunda y corta; estimo que habrá una contracción del producto por dos trimestres más y una recuperación para la segunda mitad del año próximo.

Las estimaciones del FMI (de una contracción de 0,7% en el PBI de EE.UU.) son pesimistas, pues no toman en cuenta la posibilidad de acciones enérgicas por parte de los gobiernos a nivel fiscal, de las políticas expansivas.

Las fuertes medidas adoptadas por los bancos centrales de Europa y de EE.UU. indican que se está haciendo todo lo posible para evitar el colapso financiero. Pero hubo fallas en todos los niveles, en los mercados, en las regulaciones y en la política: no se reconoció la crisis a tiempo.

Hay que apagar el incendio, ya sea a través del gasto fiscal o facilitando liquidez, pero en el largo plazo esto podría desencadenar un problema de inflación o una nueva burbuja de liquidez.

La receta de la expansión fiscal no es una fórmula general; si la deuda no es sostenible, provoca un aumento de las tasas de interés y el efecto contrario al buscado.

La participación de EE.UU. en las exportaciones de los países emergentes disminuye desde 2005 y la demanda doméstica es la que tiene mayor importancia. Esos factores aumentan la posibilidad de desacoplarse a nivel comercial de la crisis.

LORENZO BINI SMAGHI

(Banco Central Europeo)

Hace unos años criticaban al Banco Central Europeo porque decían que había que reducir la tasa. Ahora, en cambio, muchos dicen que la tendríamos que aumentar. Es fácil criticar ex-post; lo difícil es actuar ex-ante.

Hay que ser muy prudenteen bajar las tasas, porque puede ser muy complicado volver a subirlas.

La economía de la Unión Europea tendrá un crecimiento nulo o negativo en lo que resta del año; esta situación continuará durante 2009.

Los mercados financieros no están funcionando correctamente; en particular, en el mercado de dinero, los créditos interbancarios se han paralizado. Los bancos centrales deben revitalizar las finanzas y restaurar la confianza, inyectando liquidez, recapitalizando las entidades financieras y garantizando el crédito interbancario. El BCE otorgó préstamos a los bancos, pero ellos los redepositan en el Banco Central y aún no acceden a prestarse entre ellos.

Necesitamos asegurar que los grandes jugadores de los mercados financieros estén regulados. No fue así para los bancos de inversión en EE.UU. ni para los fondos de cobertura. Deben incorporarse a un marco regulatorio coherente, unificado, que no sea pro cíclico. Se requiere un acuerdo a nivel mundial en los principios de regulación.

JUAN JOSE LLACH

Es un error no recurrir a un préstamo del FMI en medio de esta crisis. Las condicionalidades serían muy distintas de las del pasado. El efecto sería apaciguador de los mercados financieros e impactaría en la economía real. Claro que la condición para poder acceder a ese crédito es sincerar el INDEC. De lo contrario, lo que se intenta es manejar un país sin crédito.

La crisis global y la Argentina tienen semajanzas: no hay confianza (en nuestro país esto es agigantado, a pesar de que tenemos recursos).

A nivel global es necesario pasar de políticas monetarias a fiscales; y éstas se deben implementar de manera coordinada. Que lo haya empezado a hacer China es todo un símbolo. Ahora bien, esto es posible poner en práctica porque hicieron los deberes y ahorraron.

MARIO BRODERSOHN

El año que viene los precios internacionales ya no van a ser los mismos que los de este año. Con la soja en u$s 350 o u$s 370 por tonelada y si Brasil entra en una etapa recesiva y por lo tanto caen las ventas de autos argentinos a ese país, en 2009 casi desaparece el superávit comercial.

Si hoy la Argentina quisiera colocar títulos en Venezuela, tendría que pagar una tasa de 42%, por lo que están cerrados los mercados internacionales para el país.

El año que viene, con la disminución de las exportaciones y los pagos de deuda nominadas en dólares, se van a perder u$s 18.000 millones de las reservas.

ILAN GOLDFAJN

(Instituto de Estudios de Política Económica de Brasil)

El «credit crunch» global impactó en todas las líneas de crédito en Brasil: se contrajo la oferta de préstamos y aumentó la demanda de dólares. Los bancos pequeños fueron los más afectados por la caída de la liquidez, que se concentró en los grandes bancos y en los públicos.

Estimo que a la fusión del Banco Itaú y Unibanco seguirán nuevas fusiones, aumentará la concentración.

La depreciación del real a raíz de la crisis provocó la reducción del pasivo externo neto y de la deuda pública, dada la importancia de la deuda externa denominada en reales.

La recomendación general para enfrentar la crisis puede no adaptarse a algunos países. Y ése es el caso de China. Pero en Brasil hay menos espacio para la política fiscal por el alto gasto público.

PHILLIP TURNER

(Banco de Basilea)

Las técnicas de intermediación financiera no fueron muy robustas. No sabemos qué bancos van a sobrevivir; lo que se nota es falta de confianza en todos los bancos. . Los reportes de los bancos indican que el problema va a seguir creciendo. Hay una racionalización del crédito y el sistema bancario no tiene estructura para resolver esto.

En cuanto a los países emergentes, deben juzgarse tres elementos que determinan el impacto de la crisis: contracción de las firmas extranjeras, dependencia de los bancos sobre las entidades extranjeras y falta de crédito por parte de los bancos.

Comentá la nota