Para duplicar el canal, se necesita más planta

La refuncionalización del acueducto Los Molinos-Córdoba supone invertir alrededor de 150 millones en ampliar la planta potabilizadora de Bouwer.

Una de las obras con las que el Gobierno planea enfrentar la sequía crónica del Gran Córdoba es la ampliación del canal que trae agua desde el dique Los Molinos hacia esta ciudad. Sin embargo, esa inversión no aportará ningún beneficio si, al mismo tiempo y con un desembolso similar, no se duplica la capacidad de la planta potabilizadora de la zona de Bouwer y se materializan imprescindibles obras de distribución hacia la ciudad.

Es que la planta ubicada en el sur de esta capital –denominada Los Molinos– no puede procesar más de 2 metros cúbicos por segundo (m3/s) de agua, por lo tanto, por más que se amplíe el caudal, su potabilización será impracticable sin significativas obras de infraestructura en el edificio y en la cañería que se dirige al sur de la ciudad.

"En términos de inversión, estamos hablando de más de 100 millones de pesos, tanto para el canal como para la planta", explicó a Día a Día Santiago Reyna, ingeniero especialista de la Facultad de Ciencias Exactas (UNC) y autor del Plan de Gestión de los Recursos Hídricos de la Provincia de Córdoba (2005). "Esto siempre que se le realice al canal una refuncionalización seria", agregó.

Por otra parte, habría que sumar las obras para aumentar la capacidad de bombeo desde el sur, ya que a diferencia de lo que sucede en la zona norte, "no hay buenos desniveles hacia Córdoba", dijo Reyna. Esto se traduciría en –al menos– una estación elevadora de presión más y nuevos conductos troncales para distribuir el agua ya potabilizada.

Según dijo el gobernador Juan Schiaretti la semana pasada, la duplicación del canal costará unos 150 millones de pesos. En cuanto a la planta, más allá del cálculo de Reyna, basta recordar que una remodelación para mejorar el rendimiento que hizo Aguas Cordobesas costó, allá por 1997, 4 millones de pesos. Sin embargo, en este caso, se trataría de prácticamente una planta nueva, y más de una década después. "Se deben duplicar todas las etapas de tratamiento, es como otra planta al lado, porque cada módulo es independiente del otro", explicó el especialista.

Combo. En el Ministerio de Obras Públicas lo saben, por lo que cuando esta semana expongan los detalles del anteproyecto ante la Corporación Andina de Fomento (CAF), entidad que se ofreció a financiar la mejora del acueducto, tratarán de "meter" la potenciación del edificio y la ampliación de la red de distribución. "Habría que duplicar lo que hoy se potabiliza en Bouwer, por lo que vamos a ver de incluir esa obra también, y ver si alcanza a entrar en la propuesta de la CAF", explicó a este diario el propio ministro Hugo Testa, aclarando que "todo se evaluará junto con los técnicos de la Corporación para ver la viabilidad del proyecto y trabajar en el financiamiento".

Un tema a tener en cuenta es que toda obra que se haga en el canal está a cargo del poder concedente, o sea, la Provincia. Por el contrato de concesión, Aguas Cordobesas no tiene responsabilidad sobre el mismo. Sin embargo, sí están bajo su órbita las dos plantas de potabilización (Suquía y Los Molinos) y toda la red de la ciudad. Por esto, habrá que definir quién enfrentará esas modificaciones, imprescindibles para tratar y distribuir el agua.

Años más, años menos. Un dato interesante respecto de la ampliación de la planta surge del Plan Director de Inversiones que Aguas Cordobesas presentó en diciembre de 2006, cuando renegoció con la Provincia el contrato de concesión. Allí, y teniendo en cuenta las proyecciones de demanda de agua, la empresa que ahora pertenece al Grupo Roggio consignó como necesario incrementar la capacidad de potabilización de Los Molinos. Sin embargo, lejos de la duplicación que el Gobierno considera clave ahora, Aguas proponía potenciarla sólo un 50 por ciento, y en dos etapas. Un 25 por ciento más (0,5 m3/s) desde 2018; y otro 25, recién en 2024.

El estudio también confirma las obras detalladas por Reyna. "Cuando se produzca la ampliación, será necesario aumentar la capacidad de conducción desde la planta hacia el sector noreste, mediante un caño paralelo al de 1.600 mm de diámetro que hay hoy. Además, se deberá considerar la instalación de una nueva estación elevadora", puntualiza el informe de la empresa.

Comentá la nota