Para Duhalde, Felipe Solá es el candidato

Eduardo Duhalde dijo que “es muy posible” que el ex gobernador bonaerense gane las elecciones presidenciales en 2011. También aprovechó para elogiar a Mauricio Macri a quien consideró “el dirigente más importante de centro derecha o centro”.
Felipe Solá recibió un gran espaldarazo del peronismo anti K a sus aspiraciones presidenciales, mientras prepara el lanzamiento de su propia línea interna dentro del justicialismo. Eduardo Duhalde afirmó que “es muy posible” que Solá gane las elecciones presidenciales en 2011, si finalmente decide participar de la contienda. El ex presidente también soltó elogios para el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, a quien describió como “el dirigente más importante de centro derecha o centro, un hombre joven que está haciendo experiencia”. Así, el ex mandamás del PJ bonaerense comenzó a operar como bisagra del acuerdo electoral que Solá y Macri buscan sellar para las elecciones parlamentarias de octubre y proyectar para 2011. Aunque Duhalde imagina un abanico más amplio que respalde a la dupla que acaba de bendecir, por eso se mostrará hoy en Mar del Plata junto a Francisco De Narváez –que busca encumbrarse como gobernador de Buenos Aires– en el asado que el líder de la CGT disidente Luis Barrionuevo organiza todos los años en su quinta de Punta Mogotes. “Felipe es un dirigente reconocidamente honesto, cosa no muy habitual en la Argentina”, agregó Duhalde sobre Solá, buscando robustecer las pretensiones del ex gobernador bonaerense de ungirse candidato presidencial en 2011. Un objetivo que Solá empezó a imaginar cuando logró encolumnar detrás suyo a gran parte del peronismo disidente en la Cámara de Diputados contra las retenciones móviles. “Felipe aspira a más”, decían entonces sus colaboradores cuando se los consultaba por la posibilidad de que Solá intentara competir otra vez por la gobernación de Buenos Aires.

Duhalde reiteró que está “excluido de la competencia electoral” y avaló las chances presidenciales de Solá afirmando que está “convencido” de que “ya no habrá kirchnerismo en el futuro, como no hubo menemismo ni duhaldismo”. Lo que confirmaría su teoría de que todo el PJ irá en busca de nuevos dirigentes con posibilidades de llegar a la Rosada. Pero Duhalde nunca renunció a su actividad política, y ahora parece militar decididamente como hacedor del acuerdo electoral entre Solá y Macri, con quienes mantiene un “muy buen diálogo”.

Tampoco faltaron palabras de aliento para Macri y su propio proyecto presidencial. “Es el dirigente más importante de centro derecha o centro, un hombre joven que está haciendo experiencia, tiene que pasar esta experiencia y gobernar bien Capital si pretende tener posibilidades a nivel nacional”, dijo Duhalde sobre Macri.

No pocos kirchneristas especulaban con que las ambiciones presidenciables de Solá y Macri terminarían distanciándolos. Pero el diputado bonaerense y el jefe de Gobierno de la ciudad dieron muestras de su pragmatismo a la hora de sumar voluntades que consoliden sus proyectos. Ambos se reunieron en enero para crear “un ámbito de trabajo común”, después de elogios mutuos y coincidir en el rechazo al kirchnerismo, al que quieren doblegar en las urnas. Como muestra del acercamiento, Solá compartirá el 10 de febrero en Mar del Plata una charla sobre “juventud y adicciones” con el presidente del PRO provincial, Jorge Macri.

“Por ahora no hay nada cerrado ni nada definido, mientras tanto van haciendo cosas juntos para acordar más adelante”, explicaron desde el macrismo. Cerca de Solá admiten que es difícil cerrar el acuerdo electoral porque Felipe “aún no definió” si renunciará o no a su banca de diputado –a la que llegó en la boleta del Frente para la Victoria– para buscar revalidar títulos en las urnas.

Una de las preocupaciones de Solá es su anclaje territorial. Nunca contó con tropa propia, ni aun en sus tiempos de gobernador. Aunque no olvidó las buenas relaciones que tejió con algunos intendentes bonaerenses con peso propio, a los que visita frecuentemente. Solá está abocado en armar su propia línea interna dentro del peronismo, que aspira a lanzar lo más rápido posible. Las palabras de Duhalde, que conserva ascendencia sobre varios caciques del PJ en el conurbano, colaborarán ahora con esa tarea.

Barrionuevo, solícito

En medio de las repercusiones, el jefe de la CGT, Hugo Moyano, dijo con cierta displicencia que le parece “perfecto” que Macri y Solá alcancen un acuerdo electoral, porque “seguramente tienen afinidad”.

En cambio, Luis Barrionuevo está dispuesto a jugar fuerte en estas elecciones. El gastronómico abrió el tradicional asado que todos los años organiza en Punta Mogotes para sus aliados sindicales (varios de ellos alineados con el macrismo) a los dirigentes políticos que respaldará en octubre. La lista de invitados incluyó a Duhalde, el empresario multimedia De Narváez y al ruralista entrerriano Alfredo De Angeli.

Allí Duhalde intentará recoger voluntades para apoyar al tánden que salió a elogiar ayer. Aunque primero tendrá que conciliar intereses encontrados. El empresario quiere renovar en octubre su banca de diputado para posicionarse con chances en la carrera a la gobernación bonaerense en 2011. Algo que pondría en peligro Solá, dividiendo el voto opositor, si también quiere revalidar su banca por fuera del kirchnerismo. Y en el medio las aspiraciones de los macristas de la provincia.

Duhalde también tuvo ayer conceptos elogiosos para De Narváez en busca de aunar criterios: “Es bastante nuevo en política. Al igual que Solá, son miembros del Movimiento Productivo Argentino (que él creó y dirige). Son dos dirigentes de muchas ganas, con mucha capacidad”, destacó el ex jefe del peronismo bonaerense. Otro título que Duhalde aspira a recuperar.

Comentá la nota