Para DOSPU las acusaciones tienen un trasfondo político

Un directivo rompió el silencio y tildó de inverosímiles las declaraciones de los gremialistas de ADU y APUNLS. Reconoció que trabajan con contratos pero que en este momento no pueden ser efectivizados.
"No vamos a emitir ningún comunicado oficial, porque no queremos entrar en polémica por acusaciones injustificadas", fue la respuesta de uno de los titulares de la Dirección de Obra Social para el Personal Universitario -DOSPU-. La contestación surge a raíz de unas declaraciones que efectuó Diego Costa, secretario general del gremio de los docentes ADU, respecto a un pedido de informe sobre posibles irregularidades en el funcionamiento de la obra social. De igual manera, desde la mutual informaron que las puertas están abiertas para todos los que quieran conocer aspectos del manejo y administración de la entidad, "una de las mejores posicionadas por los prestadores".

Ante la ausencia del presidente de DOSPU, El Diario fue recibido ayer en la mañana por el director administrativo, Antonio Fornabay, que informó sobre la decisión del directorio de no responder a través de los medios de comunicación al pedido de ADU, del cual dijo lo sorprendió por la inverosimilitud de las acusaciones, que tienen un trasfondo político.

Fornabay explicó que el directorio está integrado por representantes de los distintos estamentos de la Universidad Nacional de San Luis, tanto docentes, no docente, jubilados y personal de la escuela Normal Juan Pascual Pringles. "No entendemos por qué los representantes de los docentes, que tienen acceso a toda la información que cuestionan, no informaron oportunamente al gremio".

Igualmente el director administrativo dijo que cualquier de los 6.500 afiliados puede acceder a los detalles del funcionamiento de la obra social.

Con respecto a la "precariedad laboral", como mencionaron desde ADU la condición de unos 18 empleados contratados, Fornabay ratificó esa situación pero dijo que: "Desgraciadamente en este momento no podemos efectivizarlos a todos, pero contamos con estabilidad laboral y cada uno de los contratos son renovados anualmente".

Destacó que de alguna manera la antigüedad es tenida en cuenta en los sueldos, al igual que el pago de todas las horas extras y la liquidación de los salario el primer día hábil del mes.

Otra de las preocupaciones de los afiliados y empleados, que reflejó Diego Costa el lunes pasado, además de la dudosa relación DOSPU - Universidad, es sobre las condiciones de ingreso, ya que algunos entrarían por concurso y otros directos a planta permanente. Sobre ese aspecto, Fornabay dijo que la obra social es una dirección de la UNSL, pero que por estatuto tiene autonomía en las finanzas y en la administración. Agregó que en base a la interpretación del estatuto, todos los empleados contratados corresponden a DOSPU y los efectivos a la Universidad.

Una de las principales preocupaciones que expuso Costa y sobre la que advirtió podría terminar en presentaciones judiciales es acerca del funcionamiento de la farmacia, relativo la compra irregular de medicamentos.

Fornabay desaprobó esas acusaciones e hizo hincapié en la transparencia con la que trabaja la farmacia, un área de DOSPU con menos de cuatro años de funcionamiento, de la cual sostuvo que pudo cometer errores en su proceso de organización inicial, pero que en la actualidad son imposibles. "Cotizamos todas las compras, las más grandes se deciden en una comisión integrada por un miembro del directivo, el director de la farmacia y auditores médicos, además de realizar controles semanales de stock ".

Finalmente aclaró también una de las intranquilidades que manifestaron desde gremio de los no docentes APUNSL, respecto a los altos intereses de la línea de crédito. El directivo dijo que no son préstamos sino anticipos de sueldo y que en las cuotas está incluida la tasa de interés del banco y los gastos administrativos de la obra social.

Comentá la nota