Para los más desprotegidos

Con un aumento de dos mil millones para Desarrollo Social, el paquete de programas correspondiente al período 2009-2011 incluye mejoras para el Plan Familias, el Plan Alimentario Nacional y la creación y financiamiento de más de mil cooperativas.
Los anuncios que realizó la Presidenta la semana pasada fueron explicados en un spot de video, o eso se intentó. También el locutor del evento realizado en la Quinta de Olivos y la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, informaron cifras y asignaciones presupuestarias. Entre el fervor de la multitud y la sucesión de números, no terminó de detallarse el impacto de las medidas. Lo único que había quedado bien claro era el aumento del presupuesto del Ministerio de Desarrollo Social con respecto a 2008. A pesar de que el secretario de Hacienda, Juan Carlos Pezoa, sugirió a varios ministros que subejecutaran partidas –una clásica forma de ahorrar–, en 2009 la cartera de Alicia Kirchner tendrá un incremento de dos mil millones de pesos. La suba del presupuesto se destinará a mejorar la vida de los seis millones de personas que reciben el Plan Familias, a las 1.400.000 que reciben el Plan Alimentario y, dato novedoso, a las 20 mil personas que podrían obtener empleo a través de las cooperativas.

Aunque suenen como frías estadísticas, los millones anunciados se dirigen a la población que permanece bajo la línea de la pobreza y la indigencia, a través de un paquete de políticas sociales correspondiente al bienio 2009-2011. “Estas medidas tienen un valor extraordinario y generarán un fuerte impacto en el país”, elogió el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich. Para desentrañar la complejidad del anuncio y entender la repercusión social de las medidas, si es que llegan a cumplirse en su totalidad, Página/12 consultó a varios funcionarios que trabajaron en las iniciativas. A continuación, un repaso detallado de los anuncios que constituirán la base de la política social en lo que falta del mandato de CFK.

- Aumento del subsidio por hijo del Plan Familias. En la Argentina hay unos seis millones de personas –entre ellas cuatro millones de niños– que reciben el Plan Familias. A partir de marzo, esos beneficiarios recibirán un aumento del 50 por ciento en el monto del adicional por hijo: ese beneficio pasará de 30 a 45 pesos.

- Incremento del presupuesto destinado al Plan Alimentario Nacional. Ese programa permite comprar alimentos a través de una tarjeta. Según estimaciones de Desarrollo Social, el plan llega a más de un millón y medio de personas. En septiembre de 2008 alcanzaba a 1.400.000 personas. Ahora se aumentará el monto destinado a esa iniciativa en un 50 por ciento para los sectores de mayor vulnerabilidad y en un 30 por ciento para el resto de los beneficiarios. El costo fiscal de ese incremento será de mil millones de pesos.

- Creación y financiamiento de nuevas cooperativas. Una de los rasgos particulares de la gestión de Alicia Kirchner es su creencia en que la política social, aparte de brindar asistencia directa, debe impulsar la economía social y la organización comunitaria. Por esa razón, en Olivos se anunció que el Estado destinará 750 millones de pesos a solventar la creación de 1009 cooperativas. En el acto se dijo que esa decisión permitirá generar veinte mil nuevos puestos de trabajo. “Los cooperativistas se dedicarán a la construcción, conservación y mantenimiento de la red vial, servicio de agua, cloacas, viviendas y equipamiento social”, dijo a Página/12 un funcionario cercano a la ministra. La primera experiencia de esta política se está ejecutando en Berazategui, municipio que gobierna el peronista Juan José Mussi, con 35 nuevas cooperativas.

Aparte de impulsar lo nuevo, también se apoyará a las cooperativas que están inscriptas en el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (Inaes). Ya se decidió que Desarrollo Social financie la producción de un millón de guardapolvos y tres millones de prendas de ropa blanca por parte de cooperativas, mutuales y microemprendedores.

- Extensión del subsidio por hijo a los monotributistas sociales. Según números de Desarrollo Social, en el país existen alrededor de 70 mil personas inscriptas como monotributistas sociales. En su mayoría son pequeños emprendedores, propietarios de talleres textiles de escala familiar, miembros de cooperativas y productores rurales ligados a la agricultura familiar. Todos ellos aportan como cualquier monotributista de la categoría más baja, pero con la colaboración del Estado, que les cubre una parte para que puedan asociarse a una obra social. La novedad para esos monotributistas sociales es que ahora recibirán un adicional de 45 pesos por hijo, como lo harán los beneficiarios del Plan Familias.

Habrá que ver cómo se instrumenta la iniciativa para vencer algunos obstáculos. Hasta ahora, según pudo comprobar Página/12, los monotributistas sociales están teniendo dificultades para poder atenderse en las obras sociales que tienen convenio con la AFIP (por el que deben aceptar como afiliados a ese tipo de monotributistas). Como la Superintendencia de Servicios de Salud no ejerce el suficiente control, muchas obras sociales se niegan a incluir en su padrón de afiliados a los beneficiarios del monotributo social. La ampliación de este beneficio costará 900 mil pesos.

- Subsidios para la niñez y la vejez. El paquete de anuncios sociales se completa con una inversión de 80 millones para pensiones destinadas a niños y ancianos. También se destinarán 50 millones a prestar ayuda económica a los clubes de barrio.

Comentá la nota