Para el Decano de la Facultad de Ciencias Económicas de Jujuy vaticina un 2009 muy comprometido

En declaraciones obtenidas por nuestro medio, el Decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Jujuy, Humberto Quintana, comentó que, con respecto a la crisis financiera internacional, “recién estamos entrando en lo peor, 2009 va a ser un año mucho más comprometido que 2008, la tasa de crecimiento de la actividad económica se reducirá a la mitad o menos, y recién a finales de 2009 se comenzará a ver una pequeña recuperación”.
Quintana consideró además que las medidas tomadas desde el Gobierno nacional pueden calificarse de correctas aunque poco efectivas, ya que no se conoce con seguridad cómo compensarán la depresión que sobrevendrá de la crisis. Entre estas medidas, mencionó el mantenimiento del precio del dólar, considerando que lo que se instrumenta es “un cambio libre con administración tratando de que las variaciones entre la oferta y la demanda de divisas no generen grandes alteraciones, aunque es de esperar un pequeño incremento en el valor del dólar, no tendremos grandes sorpresas”.

En cuanto a los índices de recesión y de inflación Quintana mencionó que unos “se sintieron más en la calle que en los índices, salvo la actividad industrial, que ya muestra una clara tendencia hacia abajo, o el nivel consumo en el período de Fiestas de fin de año, comparando 2008 con 2007, donde se nota una caída sensible y se espera que estos niveles de consumo disminuyan bastante más durante el año”. Referido a los precios, el Decano comentó que como consecuencia de la crisis se espera una menor demanda de bienes, que hace que los precios tiendan a no subir o en algunos casos a bajar, por lo cual “el promedio del índice de precios se supone que tendrá un crecimiento menor al que tuvo durante 2008”.

Finalmente, Quintana consideró que tanto el comercio como el resto de los sectores privados se sentirán afectados y reducirán sus ventas, aquellos que “estén trabajando sobre el borde de rentabilidad verán que no podrán seguir trabajando y tendrán que cerrar, esto afectará también al sector publico porque al disminuir la actividad económica se recaudan menos impuestos, y eso compromete los recursos, principalmente los coparticipables que son los que tienen las provincias”.

Comentá la nota