Para Böhm no se debería trabajar los domingos, incluyendo las bodegas

El secretario de Turismo destacó que su filosofía es que ese día "está hecho para el descanso". Sin embargo, 60% de los turistas que visitaron estos establecimientos en el 2008, lo hicieron durante el fin de semana. La opinión de bodegueros y hoteleros.
El último fin de semana largo del año dejó, además de una gran afluencia de turistas nacionales y extranjeros, algunas polémicas que si bien no son novedosas, siempre están latentes.

Una de ellas, que tuvo incluso repercusión nacional, fue la frase del secretario de Turismo, Luis Böhm, quien resaltó que -por filosofía- "los domingos no están hechos para trabajar".

Los cuestionamientos de algunos sectores empresarios y turísticos apuntaron, justamente, a que hay fines de semana en los que la provincia recibe a miles de turistas y, por ejemplo, son pocas las bodegas que abren sus puertas al público los domingos, por lo que los visitantes pierden un día para recorrer este atractivo.

"Como Estado no podemos intervenir para obligar a los comercios a abrir los domingos", resaltó el secretario de Turismo.

Sin embargo, y en contraposición con la filosofía de Böhm, un informe de turismo vitivinícola realizado por Bodegas de Argentina detalla que durante el 2008 la mayor afluencia de turistas que llegaron a las bodegas lo hicieron durante los viernes, sábados, domingos, con un promedio que estuvo cerca del 60 por ciento.

Tal es el fenómeno que algunas bodegas analizan abrir normalmente los domingos, como si fuese un día de actividad normal.

Día de descanso

Si bien Böhm aclaró que no hay que sacar de contexto sus declaraciones -resaltando que lo que él dijo es que no hay que forzar un sistema para obligar a los comerciantes a abrir los domingos-, reconoció ser partidario de descansar el último día de la semana.

"A mí me preguntaron por la posibilidad de poner una guardia en las bodegas para los domingos, y yo dije que no me parece correcto que el Estado haga obligatoria esa medida. Los domingos están hechos para el descanso y un comercio, el que sea, no tiene por que estar abierto un domingo, a excepción de los de urgencia como puede ser una farmacia. Uno no vive para trabajar, sino que trabaja para vivir", agregó el funcionario provincial, destacando que en España ningún comercio abre sus puertas los domingos.

Con respecto a las bodegas, Böhm aclaró que hay bodegas que abren sus puertas ese día. "De las 106 bodegas que hay en Mendoza, el 20 por ciento abre los domingos", acotó el secretario en alusión a uno de los principales atractivos que los visitantes buscan en Mendoza: el turismo vitivinícola.

El sector vitivinícola

Las repercusiones por los dichos de Böhm no tardaron en hacerse oir. En algunos medios nacionales, como ocurrió en Radio Mitre de Córdoba, los periodistas y oyentes se mostraron hasta sorprendidos ante un secretario de Turismo que decía que no había que trabajar los domingos, justamente en una provincia donde el turismo es uno de sus soldaditos de batalla.

De acuerdo al último informe difundido por Bodegas de Argentina -entidad que nuclea a la mayoría de los establecimientos enológicos locales-, cerca del 60 por ciento de los turistas que optaron por el turismo vitivinícola durante el año pasado en Mendoza se acercó a recorrer las bodegas los días viernes, sábado, domingo.

Si se tiene en cuenta que durante el 2008 fueron cerca de 743.000 visitantes los que recorrieron las bodegas mendocinas, significa que 445.800 lo hicieron durante esos días, entre los que se encuentra el domingo.

Uno de las desventajas de abrir los domingos, según resaltan empresarios del sector es el hecho de que hay poco movimiento y se transforman en blanco fácil para los delincuentes.

"Habría que mejorar el control, más policías por la zona. A diferencia de los otros días, los domingos no hay nadie en los alrededores, hay poco movimiento, no vienen los proveedores y está todo muerto", sentenció Clara Argerich, de Bodega Norton.

Para el Fondo Vitivinícola de Mendoza, los fines de semana -en especial, los largos- son una inmejorable oportunidad para atraer turistas a las bodegas. "Yo creo que hay que ajustarse a la legislación vigente y que cada bodega adapte su disponibilidad para poder realizar recorridos para turistas los fines de semana largo", destacó José Luis Lanzarini, presidente de la entidad.

"Las empresas privadas tienen que ajustarse, la oferta tiene que estar abierta, porque si no, no hay turismo", resaltó.

Otros sectores

Representantes de los sectores turísticos más importantes de la provincia también resaltaron que es imprescindible sacarle jugo a los fines de semana largos, trabajando los domingos.

Para Alberto Romero, presidente de la Asociación de Empresarios de Hoteles, Gastronómicos y Afines de Mendoza (AEHGA), que nuclea a 17.000 empleados de esos rubros turísticos, todas las personas vinculadas al turismo y esparcimiento no tienen otra opción que abrir las puertas de sus comercios. "Lo ideal sería que los domingos sólo trabajaran las actividades ligadas al turismo, pero eso es una decisión de cada una", resaltó.

Comentá la nota