Para Cuba, la flexibilización de las sanciones impuestas por EEUU es "barniz cosmético"

Cuba describió como un "barniz cosmético" la eliminación por parte del presidente Barack Obama de las restricciones para que los estadounidenses visiten y envíen remesas a sus familiares en la isla, según un texto publicado en el sitio web oficial Cubadebate.cu.
La eliminación de las sanciones fue anunciada por Obama en abril, pero entró en vigor recién el jueves.

La decisión representa una flexibilización al embargo de casi medio siglo impuesto por Estados Unidos para intentar forzar un cambio en el sistema socialista de Cuba.

"Estas nuevas reglas se encargan de regular qué regalos y qué cantidad de dinero en efectivo puede enviarse o gastarse a Cuba, medidas que la Casa Blanca anunció hace 150 días y no había implementado, aunque solo den un barniz cosmético a las brutales sanciones contra la isla que impone el bloqueo", dijo el sitio.

Cubadebate.cu es la página web donde el ex presidente cubano Fidel Castro publica habitualmente sus columnas.

Se trata de la primera reacción del Gobierno comunista a la reglamentación hecha efectiva el jueves por el Departamento del Tesoro, que supervisa el cumplimiento del embargo.

La prensa oficial cubana no hizo referencia el viernes a las nuevas medidas, que además autoriza a los bancos estadounidenses a buscar acuerdos con instituciones en Cuba y a las empresas de telecomunicaciones a hacer algunos negocios en la isla.

Según las nuevas reglas, los estadounidenses con familiares cercanos en Cuba podrán viajar tantas veces como quieran, siempre que no gasten más de 179 dólares diarios.

Además pueden enviar a sus familiares la cantidad de dinero que les de la gana. Durante la administración del ex presidente George W. Bush podían enviar un máximo de 1.200 dólares anuales y realizar una visita cada tres años.

Paralelamente, el Departamento de Comercio amplió la gama de productos que los estadounidenses pueden enviar a sus familiares cercanos en Cuba.

La eliminación de las restricciones de viaje, remesas y envío de regalos a los familiares en Cuba es hasta ahora la señal más concreta de la voluntad de Obama de "relanzar" las relaciones de Estados Unidos con la isla, marcadas por el enfrentamiento desde la revolución que llevó en 1959 a Fidel Castro al poder.

Obama ha dicho, sin embargo, que no apoyará el levantamiento del embargo hasta que La Habana no libere a los presos políticos y de muestras de avance en el tema de los derechos humanos.

El presidente cubano Raúl Castro ha calificado las medidas de Obama como "positivas" pero "mínimas" y exige la eliminación del embargo impuesto a la isla hace 47 años.

Comentá la nota