Para Corral, el proyecto de congelamiento de la Tasa es "poco serio"

El intendente de la ciudad de Santa Fe vetó el proyecto que había sido sancionado por el Concejo a mediados de octubre y que disponía suspender por 24 meses cualquier aumento previsto en la Tasa General de Inmuebles, aunque la Provincia incremente el Impuesto Inmobiliario. El Jefe de Gobierno de la ciudad ya había mencionado que no entiende "esto de votar por las dudas pase algo".
El intendente de la Municipalidad de Santa Fe, Ing. Mario Domingo Barletta, vetó la ordenanza sancionada por el Concejo Municipal por el cual suspendía cualquier aumento previsto de la Tasa General de Inmueble (TGI).

El veto se dio a conocer esta mañana, aunque el intendente ya había anticipado que "no entendía" la postura de los ediles de la oposición de sancionar una norma ante un posible aumento del Impuesto Inmobiliario a nivel provincial.

Al ser consultado, el secretario de Gobierno de la Municipalidad, José Corral calificó a la iniciativa opositora de "poco seria" y resaltó que no se conocen muchos antecedentes en los que se congele los ingresos del Estado por dos años "cuando no se sabe qué puede pasar en todo ese tiempo".

"Es un motivo político", disparó Corral apuntando a la oposición y agregó que "se busca espectacularidad ante la gente. No nos asombra, porque el Justicialismo, durante sus gestiones, tuvo manejos muy irresponsable y congeló la Tasa por 16 años, lo que hizo un daño importante en los recursos propios del Municipio".

Además, el secretario de Gobierno resaltó que gracias al aumento de la TGI, concretado el año pasado, "atravesamos estos meses de crisis, en los que cayeron los recursos nacionales y provinciales, y la Tasa significó un porcentaje muy importante de los recursos propios".

De todos modos, el funcionario descartó que "a corto plazo se produzca otro incremento del impuesto".

La medida había sido elaborada por los concejales del bloque Santa Fe Federal (Rubén Mehauod, María Lastra y Alejandra Obeid) y proponía "congelar" por 24 meses la TGI, aunque el gobierno provincial aumente el Impuesto Inmobiliario. Según habían advertido los ediles peronistas, "se deben implementar medidas para proteger el bolsillo de los vecinos de Santa Fe".

En los fundamentos del decreto se lee que "el presupuesto es una estimación de recursos y gastos que conforman la autorización legal que el Concejo le otorga al Ejecutivo para llevar adelante políticas, planes y programas que se proyectan anualmente para dar respuesta a la ciudadanía santafesina que lo eligió a través del voto". A su vez, destaca que es la Secretaría de Hacienda la que elabora el presupuesto en base a los lineamientos y prioridades que establece el intendente.

En base a un informe de dicha secretaría, el mandatario municipal comprende que "el congelamiento del valor de un recurso que ha integrado el presupuesto en los dos últimos ejercicios consecutivos implica una limitación a una herramienta fundamental para llevar adelante las políticas mencionadas quitándole flexibilidad y utilidad". A su vez hace referencia a que implica "una mengua al DEM de facultades imprescindibles para la ejecución de acciones que la ciudadanía precisa cambiantes en el tiempo por naturaleza".

Otro de los fundamentos que el texto expone tiene que ver con la situación financiera nacional a la que caracteriza como "una realidad inflacionaria difícil de prever y con constantes vaivenes", y agrega que resulta "irrazonable congelar un recurso relevante como la TGI, limitando la capacidad de acción para hacer frente a situaciones extraordinarias que puedan presentarse". Así se insiste en que "limitar el movimiento de uno de sus recursos propios más importantes contribuye a dañar el principio de la autonomía municipal, disminuyendo la capacidad de incrementar los recursos y generando mayor dependencia del recibo de fondos nacionales o provinciales".

En "El Día Menos Pensado" que se emite por LT10, una de las autoras de la norma afirmó que "el olor a veto ya se sentía". De este modo, Obeid aseguró que "todos sabíamos que el intendente no iba a querer acatar esta norma". Ante este escenario comunicó que la intención de los ediles que apoyaron la iniciativa es rechazar el veto para conseguir que el proyecto siga en pie.

Finalmente recordó que la intención de los integrantes del cuerpo al sancionar una norma de esta naturaleza es evitar que "el vecino otra vez, a un año de haber sufrido un aumento, tenga que aguantar otro".

Por su parte, vale recordarlo, los concejales del oficialismo ya habían anticipado su rechazo a la norma, al igual que el propio intendente de la ciudad. Durante la sesión en que se aprobó, el referente del Frente Progresista, Cívico y Social, Carlos Pereira, había señalado que "no le encontramos el sentido a esta norma. Estamos estableciendo el no hacer sobre una potestad que es nuestra. Así como el Concejo hoy sanciona esto mañana puede sancionar lo contrario".

Por su parte Barletta opinó que no entiende "esto de votar por las dudas pase algo. Esto es un gesto político que no conduce a ninguna definición taxativa. Creo que hoy la necesidad es realizar una reforma fiscal" anticipando, de alguna forma, el rechazo.

Comentá la nota