Para la Comuna, el desalojo de las casas tomadas está cercano

El conflicto de las viviendas ocupadas en el barrio El Martillo está pronto a ser solucionado. Al menos eso piensan desde la Municipalidad, que confían en que la Cámara ratifique el desalojo ordenado por el juez Tapia.

El subsecretario de gobierno de la Municipalidad, Fernando Gauna, se mostró ayer confiado en que la Cámara de Apelaciones sostenga el fallo del juez en primera instancia, Juan Tapia, quien semanas atrás ordenó el inmediato desalojo de las viviendas del barrio El Martillo tomadas el 15 de enero pasado.

"Creemos que el lunes o martes a más tardar la Cámara se va a expedir, porque ya no queda más que el estudio del caso, y somos optimistas en que apoyarán la decisión de Tapia", admitió ayer Gauna en diálogo con LA CAPITAL.

Cerca de 50 personas ocupan viviendas que estaban en construcción como parte del Plan Dignidad y cuyos preadjudicatorios son habitantes de la Villa de Paso. Luego de varias instancias de negociación que fracasaron, la Municipalidad ingresó la denuncia a la Justicia local y se espera para la próxima semana que el fallo quede firme, ya sea el que respalda el desalojo ordenado por el juez Tapia como lo contrario, que sentaría precedentes de alcances inconmensurables.

Gauna manifestó que la Municipalidad ya está trabajando para cumplir cada uno de los requisitos de la Justicia en el caso de efectivizarse el desalojo. "Ya están contactadas las entidades de Derechos Humanos que cumplirán un rol de veedores y también tenemos previstos los lugares que se utilizarán para derivar a algunas de las familias, si es que hay quienes están en situaciones de calle", explicó Gauna.

Esta última es una de las principales cuestiones que siguen dentro de la confusión y que es fundamental para resolver de manera adecuada el conflicto. No existe hoy por hoy un verdadero conocimiento por parte de la Municipalidad de la cantidad ni la situación de las personas que ocupan el predio de viviendas de El Martillo.

Durante las dos instancias de mediación, los representantes legales de los ocupantes se habían comprometido a entregar un registro preciso. En él deberían figurar la identidad de las personas y su condición habitacional. Pero ese listado nunca fue entregado. Sin embargo, en los últimos días la Municipalidad habría recibido una lista con 26 a 28 familias, muchas de las cuales habían sido visitadas en agosto de 2008 por trabajadoras de Desarrollo Social. "Ninguna de estas familias está en la calle, aunque sí viven en condiciones muy malas", admitió Gauna.

Pero lo que suma confusión es que durante la marcha realizada ayer por los "Sin techo" se anunció permanentemente que las familias ocupantes son 57. "Es todo muy desprolijo -remarcó el funcionario-, no hay ningún control. Incluso días atrás se comunicaron con nosotros dos familias que aparecían en el listado que nos entregaron para decirnos que no están ocupando viviendas. Esto puede deberse a que estuvieron y se fueron, o peor aún, a que nunca estuvieron".

Comentá la nota