Para la OEA es complicado que Ecuador y Colombia reanuden lazos.

Para la OEA es complicado que Ecuador y Colombia reanuden lazos.
Así lo consideró el secretario general del organismo, José Miguel Insulza, pese a que Rafael Correa se había mostrado ayer abierto a reanudar los vínculos si Bogotá cumple requerimientos "pendientes".
Durante un recorrido por la provincia de Esmeraldas, zona costera fronteriza con Colombia, Insulza expresó a periodistas que solucionar el conflicto entre los dos países "es bastante complicado porque el hecho que se provocó fue bastante complicado".

"Pero hemos verificado elementos importantes como la cartilla de seguridad (procedimientos de seguridad militar) que está vigente (y) permite algún contacto para ir resolviendo problemas", expresó.

Un comunicado difundido por la Cancillería informó que en la población fronteriza de Borbón Insulza dijo que no existen evidencias de que el gobierno ecuatoriano "estuviera o haya estado vinculado a ningún grupo armado irregular, las FARC o cualquier otro".

El gobierno colombiano sugirió en varias oportunidades que Ecuador protegía a guerrilleros colombianos, pero el secretario general de la OEA consideró que "este es un tema que ya no debería estar en discusión. Desgraciadamente, veo que en este país todavía hay quien lo pone en duda, pero creo que es un error".

Añadió que el presidente de Ecuador "ha dado claras muestras de cuál es su actitud y su punto de vista respecto de las FARC y de ese tipo de organizaciones subversivas".

Quito decidió romper sus relaciones diplomáticas con Bogotá como respuesta a la incursión militar colombiana del 1º de marzo a territorio ecuatoriano para atacar un campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). La Organización de los Estados Americanos (OEA) intenta conciliar a los países.

Insulza llegó el jueves a Ecuador y se reunió con Correa y el canciller Fander Falconí. En el recorrido por la región fronteriza, las autoridades ecuatorianas quisieron mostrarle las repercusiones del conflicto colombiano en su territorio.

En las localidades de San Lorenzo y Borbón, Insulza recibió una explicación de la situación de seguridad en la frontera por parte de las fuerzas armadas y visitó la oficina de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) que acoge a desplazados colombianos que huyen de la violencia en su país.

Correa dijo durante un acto en la sureña ciudad de Cuenca que "estamos abiertos a reanudar nuestras relaciones diplomáticas con el pueblo colombiano pero sobre la base del cumplimiento de los requerimientos pendientes".

"Necesitamos saber todos los detalles de esa artera agresión contra nuestra patria", en referencia a la operación del 1º de marzo en la selvática zona de Angostura, acotó.

Otros temas pendientes agregó son dejar de vincular al gobierno ecuatoriano con las FARC, indemnizaciones por el ataque del 1 de marzo y apoyo de Colombia para la asistencia a miles de refugiados colombianos en Ecuador. En el país han sido reconocidos unos 45 mil refugiados colombianos y están pendientes 60 mil solicitudes.

Comentá la nota