Para el comercio local fue el peor invierno desde la crisis de 2001

El efecto combinado de recesión con inflación más emergencia sanitaria hizo caer las ventas hasta 20% en volumen.
El temor al contagio por la gripe A en un contexto de recesión económica local consagraron a las ventas minoristas de la reciente temporada invernal como una de las peores de la última década.

Puntualmente, los comercios de la capital mendocina que fueron los más afectados, concluyeron este período con 20% menos de unidades vendidas en comparación con el año pasado, mientras que en el shopping de Mendoza la caída llegó hasta 12% aproximadamente. Bajas que son sólo comparables a las de 2001, la antesala de la mayor crisis del país, según advierten varios comerciantes.

Lo cierto es que de los dos meses fuertes de esta temporada, julio fue el peor. Es que según advirtieron los empresarios de la ciudad, el impacto negativo que provocó en las ventas la gripe A fueron agravados por las restricciones que el mismo gobierno local impuso para prevenirla.

Como por ejemplo, aquellas referidas a la prohibición del ingreso de menores de 18 años a lugares públicos cerrados y la medida que implicó que los restaurantes, cines y casinos, debían trabajar al 50% de su capacidad.

Pero en agosto estas medidas fueron levantadas y, sumado a que en ese mes se festeja el Día del Niño, la retracción en las ventas minoristas fue menor, aunque igualmente la baja no se revirtió.

Puntualmente, Adolfo Brennan de la Cámara Empresaria de Comercio, Industria, Turismo y Servicios de la Ciudad de Mendoza (Cecitys), indicó que "luego de que se levantaron las restricciones para prevenir el contagio por la gripe A las ventas en agosto comenzaron a recuperarse un poco, aunque ese mes igual se registró la doceava baja consecutiva en la demanda del sector".

Las unidades vendidas en el Centro durante julio bajaron 20% respecto de igual mes del año anterior, pero en agosto la baja fue de la mitad, 10%, para cerrar la temporada invernal con un retroceso de 20% según esta misma fuente.

Ahora, no tanto como consecuencia de la retracción general del consumo pero sí por la menor concurrencia de público a lugares con gran concentración de personas o cerrados como consecuencia de la pandemia, las ventas en el shopping de Mendoza también se resintieron durante el invierno 2009.

En este sentido, un vocero del Mendoza Plaza Shopping comentó a Los Andes que "durante los primeros 15 días de julio hemos tenido una caída en la facturación de entre 10% y 15%. Pero en la segunda mitad del mes la situación comenzó a revertirse y hemos experimentado una mayor afluencia de público, por lo que julio cerró con una caída del 1,5% en lo facturado respecto de igual mes del año anterior", concretó.

Contrario a lo que ocurrió en los shoppings de la ciudad de Buenos Aires y del conurbano bonaerense, donde según el Indec las ventas facturadas en julio subieron 1,4% en comparación con igual mes de 2008.

Aunque en agosto la demanda en el shopping de Mendoza revirtió la caída anual de julio, ya que según indicó su vocero "la gente volvió masivamente, lo que determinó que este mes cerrara con un aumento de 8% en los montos facturados en relación con el mismo período de 2008".

Si se tiene en cuenta que la inflación en la provincia para este período fue de 15% (acumulada en los últimos 12 meses) aproximadamente, según estimaciones privadas, y que el total facturado por los comercios de este centro de compras creció en promedio alrededor de 3% durante la temporada invernal, en términos reales la facturación registró una caída de 12% aproximadamente.

Según advirtió Brennan "los rubros en que el público resintió más sus compras fueron los relacionados con el turismo, los restaurantes y la indumentaria. Entre los que menos se resintieron están los relacionados con los de consumo masivo, como las de almacenes que proveen alimentos y los que venden productos para higiene personal", enfatizó.

En tanto que desde el shopping informaron que "si se tienen en cuenta los montos facturados la mayoría de los rubros se mantuvieron estables en relación con el año anterior. Aunque podemos señalar los rubros de niños, deportes y electrónica como los que más ventas realizaron durante este período", agregó.

Aunque no se ha percibido una gran cantidad de locales disponibles para alquilar en el centro de Mendoza, Brennan sostuvo que "hay muchas oficinas desocupadas que agravan la retracción en las ventas que atraviesa el sector". Contrariamente a esta situación, "la ocupación del Mendoza Plaza Shopping asciende hasta 96,5% y la rotación y vacancia se mantienen estables en relación con el año anterior", aseguró el vocero de este complejo.

Comentá la nota