Para el Colegio de Abogados, el nuevo Código Urbano es "ilegal"

El código que rige la construcción en la ciudad tiene por objetivo fijar pautas claras de crecimiento urbano y generó fuertes polémicas.
Un dictamen del Instituto de Derecho Público del Colegio de Abogados sobre las dos ordenanzas que conforman el nuevo Código Urbano de Rosario es contundente al afirmar que las normativas aprobadas por el Concejo Municipal en 2008 contienen "notas de ilegitimidad, ilegalidad o arbitrariedad que afectan el derecho de propiedad de los particulares". Realizado a pedido de la Asociación de Empresarios de la Vivienda (AEV), el análisis se llevó adelante durante 2009 y las conclusiones fueron entregadas al propio intendente Miguel Lifschitz en octubre pasado. "A partir de esto queremos que se realicen las modificaciones necesarias y para eso incluso se le plantearon distintas alternativas técnicas al intendente", dijo el presidente de la asociación, Marcelo Passardi.

   El estudio hace un recorrido por los antecedentes de las nuevas disposiciones e incluso da cuenta del contexto de la "ausencia de consenso" en medio del cual fueron aprobadas las ordenanzas en 2008. Es más, recuerda el rechazo sostenido por parte de los colegios profesionales que nuclean a arquitectos, ingenieros civiles, maestros mayores de obra y técnicos, además de la AEV y las cámaras de la Construcción y de Empresas Inmobiliarias, y el hecho de que en el Concejo Municipal fueron aprobadas sólo por los concejales oficialistas y sin siquiera la presencia en el recinto de los bloques opositores.

Análisis. Tras poner en entredicho la "representatividad" del nuevo código, el estudio avanzó en detalle sobre los diferentes puntos polémicos de la normativa, como los límites de altura en el área central, la ausencia de sistemas de contribuciones compensatorias y ayudas a la preservación de inmuebles de valor patrimonial y la falta de un procedimiento transparente en la celebración de convenios edilicios.

   Así, en las conclusiones plantea que la "ausencia de un plan rector afecta la legitimidad de la propuesta urbanística", asegura que la existencia de "planes especiales generan situaciones de asimetría" y expone "la falta de fundamentación técnica en la fijación de algunos parámetros, como lo es la altura máxima".

   Con eso, concluye que las normas ya vigentes tanto para el área central como para el llamado primer anillo perimetral contienen "notas de ilegitimidad, ilegalidad o arbitrariedad que afectan el derecho de propiedad de los particulares".

   Además, deja en claro que existe "falta de fundamentación técnica en la fijación de algunos parámetros, como lo es la altura máxima en determinados sectores de las áreas reguladas, o en el tratamiento de los inmuebles linderos o cercanos a los edificios de valor patrimonial, afectan seriamente el derecho de propiedad de los inmuebles involucrados". En ese sentido, avanza diciendo que por "la gran cantidad de inmuebles afectados en forma individualizada, importa avizorar un serio compromiso por parte del municipio en la atención de posibles pleitos judiciales".

Cambios. El dictamen del Colegio de Abogados ya fue presentado por los empresarios de la vivienda al intendente y es el fundamento del reclamo de "modificaciones" que vienen sosteniendo desde la asociación.

   "Con esto ya presentado pretendemos que la Municipalidad avance en los cambios que venimos planteando desde antes de que se aprobaran las ordenanzas", insistió el presidente de la AEV, e incluso señaló que "durante el encuentro con el intendente se le plantearon distintas alternativas técnicas para que esas modificaciones sean acordadas en el marco del consenso".

   El argumento principal de los empresarios es el encarecimiento de los costos de construcción. Y en ese punto, Passardi indicó que "los propios auditores que convocó la Municipalidad para analizar el entonces proyecto del nuevo Código Urbano, anticiparon que la normativa provocaría el encarecimiento del suelo, la disminución de la rentabilidad de la industria, la retracción de las inversiones y finalmente el encarecimiento de las viviendas", y agregó: "Justamente eso es lo que ya está sucediendo".

Comentá la nota