Para el 80 por ciento de los rosarinos la seguridad es deficiente

Ocho de cada diez rosarinos creen que la seguridad es un "servicio público" que el Estado presta de modo deficiente y, en consecuencia, ello constituye un problema prioritario. El dato se desprende de la segunda encuesta sobre satisfacción de usuarios y consumidores de la ciudad realizada por el Centro de Estudios Sociales y Acción Comunitaria (Cesyac), cuyos resultados se presentarán hoy. Otras demandas reiteradas apuntan a déficits en materia de pavimento y bacheo, transporte y ordenamiento del tránsito.
La encuesta se realizó entre el 1º y el 30 de noviembre sobre 400 casos de ambos sexos, distintas edades y todos los distritos de la ciudad. Es la segunda que hace el Cesyac, aunque la primera, titulada "Participación ciudadana", no incluyó todos los mismos tópicos. De hecho, apuntó más al nivel de conocimiento de los rosarinos sobre las organizaciones públicas y de la sociedad civil que se ocupan de los derechos de usuarios y consumidores. Aun así, muchos aspectos están relacionados.

Esta vez, a los encuestados se les presentó un menú de "servicios" para que dijeran cuáles creían más deficientes. En la lista aparecieron los servicios públicos tradicionales (alumbrado, barrido, pavimento y bacheo, señalización de calles, agua y cloacas, energía eléctrica, transporte urbano, taxis y remises), pero a ellos se sumó la seguridad, un tópico que no suele concebirse como servicio.

No fue casual. Para el presidente del Cesyac, Juan Marcos Aviano, pensar la seguridad en esos términos fue una elección deliberada y novedosa. "Un servicio público es algo que presta y debe garantizar el Estado: si el vecino reconoce que la seguridad también lo es y que tiene derecho a que se lo presten, puede asumir su derecho a reclamar", explica.

La pregunta que se deriva es dónde. "Se le formula a la gente. ¿Y qué responde? A la comisaría", dice. Algo curioso, porque si bien los ciudadanos conocen otros organismos que defienden sus derechos, a la hora de presentar un reclamo sobre esa materia ni los tienen en cuenta.

De hecho, el 78 por ciento de los rosarinos identificó a la seguridad como el servicio más deficiente. Tras esa queja llegaron el pavimento y bacheo, el transporte y el tránsito.

La pregunta siguiente fue: "De los servicios que consideró deficientes, ¿cuál es el más urgente para el barrio?". Coherentes con el primer diagnóstico, la seguridad apareció a la cabeza de las prioridades (63 por ciento) y luego se mantuvo el mismo orden (pavimento, transporte y tránsito).

Otro punto que abordó el sondeo fue si sabían dónde reclamar. Y allí hubo paradojas. Por ejemplo, que la gran mayoría conocía instituciones como Tribunales, la Defensoría del Pueblo o la Oficina Municipal del Consumidor, pero el 70 por ciento jamás presentó un reclamo. Una brecha que "hay que salvar", afirma Aviano.

Comentá la nota