Para Capitanich, el gobierno nacional debe generar consensos más amplios

Lo reconoció en una entrevista con el diario La Nación y dijo que los cambios en el gabinete de Cristina responden al mensaje electoral. El gobernador defendió el modelo económico, aunque sugirió una auditoría internacional para el Indec. El matutino resaltó la victoria en el Chaco y lo ubica al mandatario como «eje reestructurador» del PJ.
El gobernador Jorge Capitanich aseguró que el gobierno nacional que conduce la presidenta Cristina Fernández de Kirchner interpretó adecuadamente el resultado electoral, aunque admitió que deberá generar consensos más fuertes y amplios. En una entrevista con el diario La Nación, también afirmó que entender el resultado electoral del 28 de junio no significa cambiar el modelo macroeconómico.

El diálogo con el mandatario chaqueño se publicó en la edición del domingo del matutino porteño y lleva la firma del periodista Ricardo Cánepa. En la nota abundan las críticas hacia la posición «ultrakirchnerista» de Capitanich, pero lo ubican como uno de los ejes de la reestructuración del Partido Justicialista. También destacan la victoria que obtuvo en el Chaco ante «un dirigente ruralista como el vicepresidente de la Federación Agraria Argentina, Pablo Orsolini».

Se trató de una charla extensa la que mantuvo el chaqueño con el suplemento «Enfoques». Allí lo muestran como uno de los personajes políticos con mayor llegada y -prácticamente- «el último mohicano» del matrimonio K. Además, se expresan fuertes cuestionamientos hacia la ex ministra provincial de Salud y esposa del gobernador, Sandra Mendoza, tanto por el manejo de la epidemia de dengue como el episodio en que se vio involucrada al chocar autos oficiales en Casa de Gobierno.

Para Capitanich, la Presidenta ha hecho una adecuada lectura del resultado de las urnas y afirmó que los recientes cambios en el gabinete de ministros tienen que ver con ello. Sin embargo, evitó referirse directamente sobre una posible salida del polémico secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, cuya renuncia, según dijo, la «claman la oposición y los medios».

LA OPOSICION Y LA POSTURA DE LOS MEDIOS

Capitanich planteó que la elección legislativa de hace dos semanas tiene una estrecha relación con el «eje de vertebración política de la oposición», que se articuló luego del conflicto entre el gobierno nacional y las entidades agropecuarias.

Además, el gobernador se refirió a «la clara posición de muchos medios de comunicación que plantean críticas al Gobierno», un cuadro de situación que describen varios dirigentes K . «Desde el conflicto con el campo se ha producido un eje de vertebración política de oposición, con una clara posición de muchos medios de comunicación que plantean críticas al Gobierno. Más una objeción a estilos, modos o procedimientos de gobierno», apuntó.

LA PRESIDENCIA

DEL PARTIDO

Mucho se habló de Capitanich a nivel nacional, cuando el mandatario provincial dijo que Cristina debería conducir al justicialismo, aún cuando días antes el ex presidente Néstor Kirchner le había cedido ese lugar al gobernador bonaerense Daniel Scioli. «Tengo una muy buena relación personal con Scioli y de ningún modo se trata de desautorizar la autoridad formal que le corresponde. Simplemente hice referencia a una conducción política y estratégica», declaró Capitanich, quien agregó: «El PJ tiene que tener un reconocimiento pleno como partido de gobierno, respaldar la acción de la Presidenta, sostener la gobernabilidad y trabajar una agenda en común en sus respectivos territorios. Hay que plantear eso en la agenda de prioridades porque la gente, cuando vota, también se expresa de una manera para que le resuelvan los problemas. Tenemos que dedicarnos a la gestión. Las elecciones de 2011 son demasiado lejanas. Una fecha razonable para definir los candidatos podría ser marzo de 2011. En elecciones internas abiertas, también simultáneas, para todos los partidos. Pero debe resolverse en el marco de un amplio consenso nacional».

INDEC, MORENO Y POLEMICA

Capitanich sugirió la posibilidad de impulsar una auditoría internacional en el Indec, organismo altamente cuestionado por sus mediciones. «Hay que ser extremadamente responsable. El Gobierno no tendría ningún inconveniente en someterse a un proceso de auditoría pública porque, teniendo en claro la metodología, no debe haber ningún inconveniente para tener confiabilidad en los índices», afirmó el gobernador a La Nación. El mandatario aprovechó para referirse al marco provincial en cuanto a las estadísticas. «En mi provincia nos dio resultados una política de intervención activa que nos permitió tener índices negativos, cuando había una sensación de incremento de precios. Pero hemos sido muy claros y transparentes, no cambiamos la metodología durante 20 años, no modificamos el staff», dijo.

Comentá la nota