Para ser candidato, Massa habló de renunciar, pero Cristina no lo dejó

Para ser candidato, Massa habló de renunciar, pero Cristina no lo dejó
Buscaba dejar la Jefatura de Gabinete y regresar a Tigre. Iría cuarto en la lista en Provincia.
Sergio Massa es intendente de Tigre en uso de licencia, jefe de Gabinete de Cristina Kirchner y, si no sucede nada extraño en las pocas horas que restan para el cierre de las listas, será otro de los candidatos "testimoniales" del kirchnerismo -lo más probable, cuarto diputado por la Provincia- para las elecciones de junio.

Cuando en el verano sonaba como el candidato deseado de Néstor Kirchner para encabezar la boleta, Massa se resistía a la idea de andar saltando de cargo en cargo y mucho se habló de éstas y otras diferencias con el ex presidente.

Esta semana, ante el hecho de su inclusión en las listas aunque en un lugar menos rutilante, Massa habría intentado, como en el juego de la generala, tachar la "doble testimonial". Según contaron fuentes de la Casa Rosada a Clarín, la idea de Massa era acompañar con su candidatura la jugada ideada por Kirchner, pero regresando a la intendencia de Tigre para sumarse desde ese lugar a la campaña.

Massa se lo iba a transmitir a Cristina el martes, dijeron las fuentes. Justamente, el jefe de Gabinete la acompañó por la tarde a un acto en Tucumán y compartieron el vuelo. No trascendió si hablaron del asunto en el viaje o en días anteriores. Pero sí que la idea de Massa no fue del interés de la Presidenta.

Sucede que la movida hubiera implicado el reemplazo del jefe de Gabinete en el corto plazo, lo que no está en los planes de Cristina. "Te necesito en el Gobierno", le dijo, según las fuentes consultadas. La idea de la Presidenta es no hacer ningún cambio de Gabinete hasta después de las elecciones.

Afectado por una gripe, el jefe de Gabinete estuvo ayer inubicable. Pero fuentes de su confianza negaron la versión y ratificaron su intención de seguir en el cargo. "Son sólo rumores", dijeron. Además, aseguraron que Massa fue a Tucumán porque un tema de la visita de Cristina fue el plan de seguridad, del que el ministro se ocupa.

Hoy se definiría qué candidatura le está reservada a Massa para la batalla en la provincia de Buenos Aires. En Olivos suena fuerte para el cuarto lugar en la lista de diputados nacionales, detrás de Kirchner, Daniel Scioli y Nacha Guevara.

Con menos posibilidades aparece la idea de que encabece la lista de candidatos a senadores por la primera sección electoral. En esos 24 municipios al norte y noroeste de la General Paz -entre ellos Tigre, donde juega de local- es donde Massa mejor mide en las encuestas. Ponerlo como senador provincial fue una alternativa que barajaron ante Kirchner, Scioli y su operador Alberto Pérez.

Tigre es el terruño que el jefe de Gabinete nunca dejó de regar. En las elecciones de 2007, Massa era titular de la ANSeS desde hacía cinco años, pero decidió jugar por la intendencia y venció al candidato de Acción Comunal, fuerza que gobernó el distrito desde 1983. La muerte un tiempo antes del fundador de esa fuerza vecinalista e histórico intendente de Tigre, Ricardo Ubieto, abrió un panorama en el distrito que el joven Massa supo aprovechar.

En julio de 2008, cuando Alberto Fernández renunció como jefe de Gabinete, Cristina lo convocó a Massa, que pidió licencia como intendente, siempre con la idea de regresar. Massa tenía muy buena relación con Cristina, pero con Kirchner hubo muchos vaivenes. Massa intentó imponer un nuevo estilo de comunicación del Gobierno y mejorar la relación con la prensa, pero todo duró lo que una ráfaga de aire fresco en el verano. Muchas veces Kirchner lo amonestó por "diferenciarse", como cuando Massa planteó sus reparos por la forma en que se estatizó el sistema de jubilaciones privadas. Hay ciertamente diferencias de estilo y de objetivos: Massa tiene 37 años y vislumbra para sí una carrera política. Kirchner pone y saca funcionarios como fichas, según su conveniencia de conductor supremo e indiscutido. Aunque hubo picos de tensión, la relación siempre resurgió.

Desde que se empezó a hablar de la candidatura de Massa a diputado, se la vio como una salida elegante del Gobierno. Los cambios de Gabinete serían después de junio, y si Massa vuelve a Tigre, todas las apuestas se inclinan hoy por el ministro del Interior, Florencio Randazzo, para ocupar su lugar.

Comentá la nota