Para CALF, ser distribuidor le permite comprar la energía "a un precio justo"

El presidente de la Cooperativa, Marcos Silva, destacó que mediante el nuevo estatus se podrá acceder a financiamiento para realizar obras eléctricas.
El presidente del Consejo de Administración de CALF, Marcos Silva, oficializó ayer el cambio de categoría de la cooperativa eléctrica como agente del Mercado Eléctrico Mayorista (MEM), desde su condición actual de gran usuario mayor (GUMA), a la de distribuidor.

Lo hizo en conjunto con representantes de la Provincia y el Municipio a quienes les agradeció por haber acompañado en este proceso de cambio.

"Para nosotros es un hecho histórico que Nación la reconozca como distribuidor definitivo en el mercado eléctrico nacional, esto es la frutilla de una gestión que empezó hace tres años y medio", explicó Silva.

Y agregó: "Esto marca la política de gestión y estado que se viene dando en el tema de energía desde el Municipio y desde la Provincia, CALF entiende que sin ese proceso de política de estado no podría salir adelante".

Contó que CALF es considerada la cooperativa eléctrica más importante del país y que con esta nueva categoría está a la par de lo que es Edenor, Edesur y Edelap, "hoy nos podemos sentar en la misma mesa y ver cómo aportar al sistema eléctrico nacional".

El subsecretario del Órgano de Control de Servicios Concesionados del municipio, Gustavo Benko, mencionó su satisfacción por este logro y agregó que "es imprescindible un trabajo en conjunto para obrar en beneficio de los usuarios y de la ciudad de Neuquén, asumo el compromiso de trabajar en conjunto con la Cooperativa".

También el secretario de Estado de Recursos Naturales y Servicios Públicos, Guillermo Coco, resaltó el logro obtenido por CALF: "no todas las cooperativas del país pueden cumplir con este objetivo. Es ser un jugador más en el mercado, y le sirve a la provincia porque solemos discutir en una mesa los intereses de la cooperativa, en la mesa de negociación logra una fuerza que no tenía".

Beneficios

Entre los beneficios explicó que da mayor seguridad jurídica a la cooperativa, que va a permitir comprar la energía a precio justo y razonable y les da un reconocimiento a nivel nacional y hasta internacional.

"Los usuarios van a tener la certeza que los precios a los que está comprando la cooperativa la energía van a quedar, recordemos que la cooperativa estaba comprando a la Duke Energy con un sobrecosto de 5.85 pesos más de lo que valía en el país. A partir de 1996 con la gestión que se llevó adelante sacamos el sobrecosto y empezamos a comprar en forma directa pero eso era provisorio porque necesitábamos la matrícula definitiva", mencionó Silva.

Agregó también que otros de los beneficios será que podrán acceder a financiamientos para realizar obras: "el objetivo es abastecer toda la demanda que viene, todo el anillado AB7 que va de la central que está en el puente a la base nuestra que tenemos enfrente del hipermercado Jumbo. Esto va a permitir aumentar la potencia y seguridad a todo el centro donde tenemos unos 70 edificios en construcción, más los barrios privados, más las relocalizaciones y loteos sociales".

Comentá la nota