"Para mí, el 0-0 fue un buen resultado"

A tres días de la final, a Cellay no lo alarma nada: ni el resultado en la ida ni las dimensiones del Mineirao. Y avisa: "No va a ser fácil ganarle a Estudiantes".
Estudiantes tendrá como rival principal al Cruzeiro y como adversario secundario, al campo de juego. Las medidas del Mineirao conspiran claramente con algunos aspectos del estilo del equipo de Sabella. Uno que va a sufrirlo -en principio- es Christian Cellay, quien será lateral derecho. "Esperemos sobreponernos al tamaño de la cancha", dice.

-¿Qué deberán hacer para contrarrestar esos metros de diferencia?

-Trataremos de estar todos más cerca y más ordenados. Esa es la clave. Las tres líneas deberán ir juntas, para adelante y para atrás. Y, obviamente, mucha concentración.

-¿Sos consciente de que para ganarle a un gran equipo hay que hacer un gran partido?

-Sí, es la verdad. Y ellos deben pensar lo mismo porque Estudiantes es un gran equipo. Lo ha demostrado durante toda la Libertadores y en la Sudamericana. No va a ser fácil ganarle a Estudiantes.

-¿Cómo manejan la ansiedad?

-Es complicado. Quisiéramos jugar ya mismo. Pero bueno, debemos ser fríos y pensar en cómo hacer un gran partido.

-¿Se definirá en algún sector en especial?

-La clave es sacarles la pelota a ellos y manejarla nosotros. Del medio para adelante tenemos un potencial enorme, y atrás debemos estar ordenados y concentrados porque ellos son rápidos y buenos.

-¿Cruzeiro será tan áspero en la marca como lo fue en La Plata?

-Se van a soltar más, van a atacar más. Y quizá sea beneficioso porque nos dejarán más espacios.

-Es lógico que el empate los golpeara un poco. ¿Igual llegan enteros?

-Sí, muy enteros. No era el resultado que esperábamos, pero no es malo.

-¿Es el partido más importante de tu carrera?

-Sin duda. Es "el" partido. Tenemos que tomarlo como tal y estar a la altura de las circunstancias. Son 90 minutos y vamos por la gloria. Los hinchas también nos demuestran lo importante que es para ellos: vienen al Country y nos llenan de afecto y nos dan aliento. Y sabemos que los que no puedan viajar a Belo Horizonte estarán haciendo mucha fuerza desde acá.

-La pelota parada era un arma que podía lastimar al Cruzeiro. ¿Por qué falló en el primer partido?

-El rival también juega, el arquero Fábio fue figura y, principalmente, nos chocamos contra eso. No pasa por una pelota parada sino porque no fuimos claros y cuando armamos jugadas de gol, nos topamos con un arquero infranqueable.

-Igual el 0-0 puede tener algo positivo: que ustedes saben que deberán hacer el doble de esfuerzo y Cruzeiro piensa que es un buen resultado.

-Eso puede pasar por las cabezas de los jugadores de Cruzeiro. Porque aunque no fuera el esperado, para nosotros fue un buen resultado. Sabemos que quedan 90 minutos y que tenemos antecedentes de victorias en Brasil.

Comentá la nota