Para Brizuela, el problema del agua es "ancestral"

El Gobernador mencionó que el acueducto permitirá aumentar la disponibilidad en la Capital. Y cargó responsabilidades por los inconvenientes en la energía al sistema federal.
En medio de una crisis inédita en los servicios básicos, el gobernador Eduardo Brizuela del Moral consideró ayer que el problema del agua en Catamarca es "ancestral", y cargó responsabilidades por los inconvenientes de la energía al sistema federal. "El tema energía es un tema nacional que estamos tratando de resolverlo; el agua es un problema ancestral nuestro; permanentemente tuvimos problemas", dijo.

El mandatario realizó unas breves declaraciones sobre las fallas en la prestación de agua y luz que vienen sucediéndose desde hace varios días, y con respecto al servicio sanitario, mencionó que el acueducto Pirquitas - Capital permitirá aumentar la disponibilidad en la Capital. "El acueducto, que ha sido tan criticado, se está terminando y será un paliativo", dijo.

En este marco, Brizuela pidió "a los catamarqueños que tengan paciencia, porque estamos trabajando en el tema".

Con respecto a las supuestas culpas del sistema nacional por la falta de energía, las declaraciones del Gobernador sorprendieron porque en ningún momento hizo referencia a los graves inconvenientes en la distribución que es responsabilidad de EDECAT, ahora intervenida y operada por directores designados por el Estado provincial.

Justamente el ministro de Planificación Federal, Julio de Vido, dijo que "los problemas no están en la generación porque ayer (por el miércoles), por ejemplo, hubo una producción récord de 385 gigavatios". Los inconvenientes, amplió el funcionario, "se dan en la distribución".

Comentá la nota