Para la banca externa, el país tendrá recesión con inflación

El Instituto Internacional de Finanzas prevé que en 2009 el PBI caerá 0,4% y el IPC subirá un 10,7%
WASHINGTON. Por primera vez desde 1960, la economía mundial se contraerá. En 2009 se enfriará por lo menos -0,4%, afectada por la recesión que sacude a las principales potencias. Y la Argentina, lejos de mantenerse a salvo de la retracción, será la más afectada de América latina, hasta tal punto que no se descarta su default, según los cálculos del Instituto Internacional de Finanzas (IIF, por sus siglas en inglés) que obtuvo La Nacion.

La asociación, que agrupa a los 400 principales bancos del planeta, estima que "la Argentina, Ecuador y Venezuela siguieron políticas expansivas a lo largo del boom de los precios de las commodities y gastaron mucho de sus beneficios". Ahora, dice el informe, mientras decrecen sus tasas de crecimiento, "han sido reticentes a ajustar sus políticas".

Lejos de Chile ?el único de la región "en posición de perseguir una poderosa política contracíclica habiendo ahorrado mientras duró el viento a favor en los precios de las commodities"?, el pronóstico para el trío más incómodo de América latina dista de ser amable. "Las expectativas de mercado sugieren que siguen políticas insostenibles que terminarán en un aterrizaje forzoso y un posible default", concluyó.

En el caso de la Argentina, el IIF estima que 2009 reportará una contracción del 0,4%, lejos del 4,2% de crecimiento que había pronosticado en abril de este año, cuando no se había desatado aún la debacle de Wall Street y los precios de las commodities seguían por las nubes. Eso, aun cuando reconoce que el reacomodamiento del tipo de cambio la tornará "un poco más barata", al igual que Brasil y Rusia.

Pero, aun así, la economía local, como las de Ecuador y Venezuela, quedó subsumida en el informe del IIF como un trío separado del resto de las emergentes, debido a sus "políticas pobres", define el texto, que se combinan con los problemas generales que afectan al resto de América latina. México, por caso, muestra demasiada exposición ante los males de Estados Unidos y Brasil quedó debilitado ante el declive en los precios de las commodities.

Eso se suma, además, a que todos los países que los expertos del IIF definen "economías maduras" caerán un promedio de -1,4% durante los próximos doce meses, arrastrados por los problemas que aquejan a Estados Unidos (-1,3%), pero también a Japón (-1,2) y a la Unión Europea (-1,3).

El desafío, sin embargo, será esta vez mayor porque también se enfriarán otros motores de la demanda mundial, como Rusia (-1,5%) y China y la India, que aunque seguirán en terreno positivo con crecimientos del 6 y 5%, respectivamente, ambas mostrarán desaceleraciones pronunciadas respecto de 2008.

El Informe Económico Global expone también que las "economías emergentes" deberían salir bien paradas de la crisis, con una expansión promedio del 3,1%. Pero esa media esconde fuertes diferencias. Así, mientras que anticipa que Perú y Colombia crecerán un 3,8%, Chile y Brasil lo harán un 1,5%, Venezuela rondará el 0,7%, y México y la Argentina entrarán en rojo.

La diferencia entre ambos países consiste, sin embargo, en la profundidad de la contracción que afrontarán. Según el IIF, el gobierno de Felipe Calderón pasará de mostrar un crecimiento del 1,8% este año a un retroceso del -0,5%, mientras que la Casa Rosada deberá lidiar con una economía que podría pasar de un 6,5% de alza a un -0,4% en cuestión de pocos meses.

La Argentina también se destaca en el reporte de la comunidad financiera por otro hito complicado. De las once economías que incluye en su infografía sobre inflación en los precios al consumidor, es la que muestra la tasa más elevada, con una previsión del 10,7% para el año próximo, seguida por Rusia, con el 10 por ciento.

La diferencia es que, según el IIF, las estadísticas argentinas son inverosímiles. Así lo expuso en su anterior informe: "En general, se cree que reducen la inflación por un amplio margen", mientras que el Gobierno impone "controles de precios en un intento de contener la inflación oficial, creando distorsiones sustanciales".

Más aun, lo notable del caso argentino es que para los expertos del instituto la tasa inflacionaria criolla aumentará en 2009 respecto de 2008 ?para el que estima que ronde el 7,7%? a pesar de su propia previsión de retracción económica. Es decir que el IIF prevé que la Argentina afronte un escenario de enfriamiento con inflación durante los próximos 12 meses. Por el contrario, la inflación en México, el otro país que más retrocederá el año próximo, se espera que pase del 6,1 al 4,1 por ciento.

Aun así, y lejos de las declaraciones explosivas que el país cosechó durante los peores momentos de la crisis local de 2001 y 2002, el director ejecutivo del IIF, Charles Dallara, optó por concentrarse en lo que definió "desafíos extraordinarios" que afronta toda la comunidad internacional.

"El debilitamiento de la actividad económica y las intensas tensiones del mercado financiero se alimentan mutuamente y son reforzadas por una sincronización global de la desaceleración", alertó Dallara. A tal punto que Estados Unidos podría caer un histórico 5% durante este último trimestre de 2008, y la UE, otro 3 por ciento. "Será sustancial", predijo.

En esa contracción, el IIF asume que las entidades que lo conforman tienen parte de la culpa. "Los bancos somos los primeros responsables", reconoció su prestigioso economista jefe, Philip Suttle, a La Nacion, dos meses atrás. Pero aclaró: "No somos los únicos".

Comentá la nota