Un día para aventar versiones

En Gobierno calificaron de “disparatados” los rumores que incluían renuncias, devaluación y un feriado bancario. Analizaron que las AFJP habían invertido en los bancos que quebraron en Estados Unidos. Confían en los números del Congreso.
En un día marcado por un nuevo desmoronamiento de las Bolsas, el Gobierno debió enfrentar ayer todo tipo de rumores que circularon intencionalmente por la city porteña como consecuencia de la decisión de avanzar en la reestatización del sistema previsional. En ese clima, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner se reunió con el jefe de Gabinete, Sergio Massa, y con el ministro del Interior, Florencio Randazzo, para hacer un análisis de la situación, que incluyó el conteo de los diputados que votarán a favor del proyecto oficial en la Cámara de Diputados.

Cristina Kirchner estuvo analizando con sus funcionarios de confianza las inversiones que habían hecho las AFJP con el dinero de sus afiliados. Y descubrió que una parte de ella estaban en los bancos Merrill Lynch y Lehman Brothers, los dos más grandes que quebraron en Estados Unidos.

“La Presidenta nunca tuvo dudas de que la que estamos tomando es la medida correcta, pero cada vez está más convencida de lo acertado de su decisión de terminar con las jubilaciones privadas. Está muy claro que las AFJP, que ya tenían dificultades para pagar ahora a menos de 500.000 jubilados, en el futuro nunca iban a poder pagarles la jubilación a todos ellos”, le dijo a PáginaI12 uno de los funcionarios que habló ayer con CFK.

En el Gobierno tomaron con fastidio y resignación las versiones –“disparatadas” según las calificaron– que circularon ayer y varias de las cuales fueron difundidas por radios y algún canal de televisión. “Son rumores que hacen correr los que se ven afectados por la estatización de las jubilaciones”, aseguró un hombre cercano a la Presidenta.

Uno de esos rumores decía desde que había renunciado un alto funcionario del Ministerio de Economía cuyo nombre no daban hasta que el que había presentado su dimisión era el presidente del Banco Central, Martín Redrado. “Es una clara operación. Sigo trabajando con el mismo entusiasmo que siempre”, mandó decir Redrado a través de su gente.

Otra versión sin asidero fue que el Gobierno iba a decretar el lunes feriado bancario, una ocurrencia que quizás estuvo apoyada en la decisión del juez Claudio Bonadío de permitir que las AFJP vuelvan a operar en la Bolsa, aunque con restricciones, ya que están sospechadas de liquidar bonos y activos antes de que pasen al Estado. Finalmente, se escuchó que iba a haber una devaluación del peso, lo que obligó al Banco Central a reafirmar que eso “no es posible”. Carlos Pérez, integrante del directorio, señaló que “el Banco Central proveerá todos los pesos que necesite el mercado”.

La Presidenta también evaluó cómo estaba posicionado el bloque oficialista para empezar a tratar el proyecto de reestatización del sistema previsional. El martes próximo las comisiones de Previsión y Presupuesto se reunirán por primera vez para escuchar al ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y el director de la Anses, Amado Boudou. La información que le llegó de Diputados le confirmó a la Presidenta que podía estar tranquila. “Por ahora tenemos asegurados casi 150 votos”, es la frase que repiten en el Congreso y en la Casa Rosada. La situación no había variado desde el jueves, porque ayer hubo muy poca actividad en la Cámara.

Aunque en el Gobierno aseguran que éste será un fin de semana tranquilo, el tema seguirá siendo analizado hoy y mañana en la quinta de Olivos.

Comentá la nota