Para los autos, la crisis ya tocó su piso

La caída de este año se estabilizó en torno al 20% y para 2010 se espera un crecimiento del sector que podría superar el 10%
Hablar de recuperación parece aún una utopía. Pero fabricantes, vendedores, consultores y economistas coinciden en que para la industria automotriz lo peor de la crisis ya pasó. Tal como ocurrió en los países centrales, las grandes automotrices estuvieron a fines de 2008 entre los primeros actores de la economía real en sentir los efectos de la crisis financiera. Aunque en la Argentina la producción y la venta de autos todavía siguen mostrando variaciones negativas a nivel interanual, la caída se desaceleró y comenzaron a afianzarse los pronósticos de crecimiento de dos cifras para el año próximo. No obstante, habrá que esperar mucho más que 12 meses para recuperar los niveles de actividad registrados el año pasado.

Entre los factores que permitieron que las caídas sufridas este año en producción se estabilizaran cerca del 20% (mucho más moderadas que el 30-35% proyectado a inicios de 2009 y que los desplomes del 40-50% registrados en otros países) figura, en primer lugar, el exitoso plan de reducción de impuestos a la compra de autos implementado por Brasil, destino de 9 de cada 10 autos fabricados en la Argentina. Por el lado del mercado interno, las fuentes consultadas destacan que el principal aporte vino de la mano de la estabilidad del dólar antes que del plan del Gobierno, que apenas aportará entre 2 y 3% de las ventas totales de este año.

Ayer, el vicepresidente de Volkswagen, Luis Merens, estimó que la industria automotriz cerrará el año con una producción de 500.000 autos. "Va un poco mejor de lo que preveíamos a principios de año. La crisis nos pegó a todos, pero la industria automotriz no sufrió tanto como esperábamos a principios de año", dijo, en declaraciones reproducidas por la agencia Télam.

En la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa) brindan una proyección levemente menor: entre 470.000 y 480.000 unidades de producción y entre 490.000 y 500.000 de ventas en el mercado interno. Son cifras mejores que los 400.000 a 420.000 unidades que manejaban a comienzos de año, aunque todavía muy por debajo de los récords de 2008: 597.000 vehículos fabricados y 611.000 vendidos.

"Desde junio y julio empezamos a ver una recuperación en el mercado interno, si bien con tasas de crecimiento muy bajas, pero todos los meses hubo una mejora sobre el mes anterior", dijo Fernando Rodríguez Canedo, director ejecutivo de Adefa. En septiembre se fabricaron 54.691 vehículos, la mayor cifra desde octubre del año pasado, lo que representa una caída interanual del 13,1%, la menor del año. El noveno mes del año significó también una sorpresa para el comercio de usados, que volvió a crecer en comparación con igual mes de 2008 (1,34%).

El economista Maximiliano Scarlan, de abeceb.com, confirmó que la caída "tocó piso" y señaló la demanda brasileña como factor de mejoría. "Este año cerraría con casi 500.000 unidades de venta y para 2010 podría crecer un 10%. En producción calculamos 482.000 para este año", dijo. De todos modos, en el mejor de los casos el nivel del año pasado sólo se recuperará en 2011, aclaró.

Descuentos y algo más

Entre las concesionarias coinciden en un mercado anual de 500.000 unidades y ya se atreven a pronosticar un crecimiento de entre 10 y 20% para el año próximo. "Este año hubo mucha pichicata en el mercado, muchas bonificaciones y descuentos, para sostener las ventas", dijo un directivo de Acara, la entidad que agrupa a los vendedores. Con la mejora de las perspectivas, creen, llegó el momento de convalidar los aumentos de precios retrasados. "Hasta agosto, el promedio de aumentos para todo el año fue del 6 o 7 por ciento. Desde septiembre y hasta fin de año van a ser de entre 1 y 1,5 por ciento", admitió el empresario del sector.

Para sostener las ventas, las agencias de automotores debieron además emplear estrategias más agresivas. "Este año las empresas tuvieron que salir a buscar clientes, algo que antes no era tan necesario -sostuvo Pablo Di Prinzio, gerente de proyectos de la consultora Overlap-. Lo peor ha pasado porque también vienen señales de afuera de que lo peor ya pasó."

En cambio, el plan oficial para financiar las ventas con fondos de la Anses no tuvo un impacto significativo. Fuentes del sector calculan que a fin de año se habrán entregado menos de 15.000 autos con este plan, muy lejos de la meta de 100.000 unidades que se había impuesto el Gobierno. "No aportó mucho. Era muy complicado burocráticamente y la gente le rehúye bastante. El de Brasil anduvo muy bien y nosotros nos beneficiamos bastante de eso", opinó el economista Jorge Todesca, de Finsoport.

20%

Caída del mercado interno

* Se prevé que el año cierre con entre 490.000 y 500.000 unidades vendidas. En 2008, fueron 611.000.

15.000

Ventas por el plan oficial

* Es lo máximo que podría entregarse este año. Representa un 15% del objetivo original.

89,1%

De las exportaciones van a Brasil

* La concentración se produjo por las dificultades en los otros mercados.

Comentá la nota