Para no aumentar el boleto, los colectivos tendrían una frecuencia más espaciada

Ante los reclamos de las empresas, que aseguran que la ecuación económica no les cierra y que no pueden seguir brindando el servicio de esta manera, la Municipalidad evalúa soluciones para el transporte público de la ciudad.
En la reunión que mantuvieron el último miércoles, el secretario de Gobierno comunal, Hugo Borelli, les planteó a los integrantes de la comisión de usuarios testigo que, ante la imposibilidad de aplicar un aumento en el boleto, debido a la negativa de los pasajeros, estudian la posibilidad de implementar frecuencias más espaciadas.

"No estamos del todo en desacuerdo, siempre y cuando cumplan los horarios prometidos", sostuvo en Frente a Cano Bibiana Dicek, una de las usuarias del servicio que trabaja en el tema.

Según reflejó, las mayores quejas de los pasajeros están orientadas en ese sentido. "No nos molestaría si en lugar de pasar cada 10 minutos, como está establecido, los colectivos pasaran cada 15; pero no debe suceder lo de ahora, ya que la gente ha llegado a esperar hasta una hora para poder tomar el micro", agregó.

Además, comentó que las empresas no están cumpliendo el pliego al pie de la letra y que muchas líneas tienen un número de colectivos inferior al necesario para cubrir los trayectos en tiempo y forma. "Según un relevamiento de datos que hicimos, líneas como la 504 o la 503 tienen una cantidad menor de unidades", informó.

Y entendió que esa puede ser una de las causas del incumplimiento de las frecuencias.

Comentá la nota