Para asistir al durazno, hoy el Estado firmaría un fideicomiso

Sería para que funcione como garantía de que los industriales le pagarán un mejor precio al productor primario una vez que se logre vender la pulpa. Dudas y críticas.
La urgencia de los industriales es sacar 20 millones de kilos de las plantas para producir pulpa.

Esto propició que el ministro de la Producción, Guillermo Migliozzi se reuniera ayer en la tarde con las empresas procesadoras más grandes de la provincia para avanzar en la negociación de un fideicomiso productivo especial para el durazno que se firmaría hoy junto con las diferentes cámaras, la Federación Económica de Mendoza (FEM) y el líder de la Asociación de productores de durazno para industria, Carlos Quintero.

"La idea del fideicomiso productivo para el durazno surgió para que el Gobierno no fuera a subsidiar al sector", señaló el gerente de la Asociación de Productores y Exportadores de Frutas Frescas de la provincia y agregó que la exportación de esta fruta está "totalmente frenada" a nuestro mayor comprador, Brasil.

Los importadores del vecino país "nos ofrecen su propia producción de durazno enlatado" ya que los precios, la devaluación carioca, la poca reactivación del mercado junto a la súper oferta de stock hace que la producción local no salga a la venta.

Las reuniones entre los grandes industriales, los representantes de las cámaras y el Estado para delinear el fideicomiso se iniciaron esta semana y los productores del sector tienen muchas dudas acerca de la instrumentación de esta herramienta que apuntalaría sobre todo a los industriales.

Grandes obstáculos

La idea surgió de los representantes de las Cámaras de Tunuyán, Tupungato y San Carlos para lograr equilibrar los precios y procesar la producción de este año. "Los industriales están pagando $0,50 el kilo del mejor durazno, en tanto, los productores necesitan venderlo a no menos de $ 0,80", detalló Mario Leiva, presidente de la Asociación Rural del Valle de Uco.

Según Leiva el crédito a tasa cero del Fondo para la Transformación y el Crecimiento (FTyC) para que los industriales compren el kilo de durazno a $ 0,80, es "un mecanismo que no sirve" por que los compradores no toman el crédito para no endeudarse y la gran oferta hace que compren a un precio más bajo que el dispuesto por el Gobierno.

Otro factor importante que incide en el sector, es que tanto un fideicomiso productivo como la línea de créditos blandos "están fuera de tiempo" ya que la producción está en un proceso avanzado de maduración.

Fabián Núñez Acosta de la Federación Agraria para Cuyo (FA AC) subrayó que el sector está "parado" en tanto que la cosecha está terminada y sólo queda algo por recoger en el Sur.

Su opinión coincide con la visión de los demás dirigentes agrarios, para Núñez Acosta la provincia necesita $ 300 millones para salvar al sector agrícola mendocino, el cual factura U$S 1.500 millones y sólo U$S 400 millones pertenecen al sector de productos primarios.

Sin embargo declaró que el Estado "no tiene los recursos para hacer frente a la crisis actual. Atacan los problemas cuando se vienen encima -señaló-. El año próximo no vamos a tener cosechas ya que los funcionarios van a Buenos Aires a mendigar recursos para la provincia".

Mario Leiva, a su vez, señaló que la ayuda al sector debería estar "desacoplada de la del industrial", ya que tanto los créditos como los fondos "están atados a la industria" y los productores están pasando este año un "momento nefasto". La producción de durazno del Valle de Uco representa el 44% de la producción total de Mendoza y es la provincia que mayor produce en el país.

Para este dirigente agrario el administrador del fideicomiso debería ser del FTyC y el Estado así podría garantizar la diferencia de precio en favor de los productores ante los industriales, quienes venderían la producción junto al Gobierno y luego le devolverían al organismo público la diferencia para ser reintegrada a los productores locales.

El procesamiento de pulpa de durazno es la única salida que le queda al sector. Ya que por las granizadas afectaron al durazno para conserva y en fresco.

Comentá la nota