Para Argibay, es "preocupante" que el Jefe de Gabinete no acate las órdenes judiciales

La ministra de la Corte Suprema de Justicia cuestionó que desde el poder político "no se cumplan las órdenes de los jueces", al referirse a Aníbal Fernández y al gobierno de Santa Cruz. Dijo que si no se acata a la Justicia, "volvemos a la ley de la selva".
"Si suprimimos la Justicia volvemos a la ley de la selva, cada cual hace justicia por mano propia", aseguró la ministra de la Corte Carmen Argibay, y señaló que "si hay órdenes de los jueces hay que cumplirlas y, si no, hay que discutirlas pero en el lugar donde se debe, que es en los expedientes, en los juicios".

Cuando se le preguntó por el episodio en el cual el jefe de Gabinete ordenó a la policía desconocer una resolución judicial para desalojar la sede del gremio de los aeronavegantes, en conflicto por las elecciones de sus autoridades, la ministra enfatizó: "Es preocupante que no se cumplan las órdenes de los jueces porque entonces, ¿para qué estamos?".

"Lo mismo que cuando no se cumple una sentencia, el juez no sirve para nada, entonces mejor suprimámoslo, pero si suprimimos la justicia volvemos a la ley de la selva, cada cual hace justicia por mano propia", manifestó a radio Mitre. Además, mencionó que en la provincia de Santa Cruz, territorio de origen del matrimonio Kirchner, la Corte ordenó reponer en el cargo al procurador (general Eduardo) Sosa "y todavía está esperando".

"A (el gobernador Daniel) Peralta por lo menos le doy el beneficio de la duda y creo que está tratando de hacer lo posible" para acatar la decisión, indicó. Sin embargo, dijo que "hace mucho tiempo que la provincia de Santa Cruz no cumple, no me importa el nombre de quién estaba a cargo", si Peralta, Sergio Acevedo o Néstor Kirchner.

"Es clarísimo que no se respetó la sentencia judicial", concluyó.

El 20 de octubre pasado, la Corte ordenó que Sosa debe ser restituido en el que cargo que perdió hace catorce años, el 7 de septiembre de 1995, por una decisión "inconstitucional" del entonces gobernador Kirchner. Un mes después, insistió en hacerle saber a Peralta que debe acatar la decisión dentro de los próximos 30 días, bajo apercibimiento de dar intervención a la justicia penal para que investigue la eventual comisión del delito de acción pública.

Por otra parte, Argibay también juzgó "un poco machista" al ministro de Educación porteño, Abel Posse, y admitió que la designación de ese funcionario no le "entusiasma".

"Yo siento que (Posse) es un poco machista en el sentido de que no está muy de acuerdo con los tiempos y veo que hay resabios de no respetar la igualdad ante la ley que debemos tener todos los ciudadanos, cualquiera sea nuestro sexo u orientación sexual", advirtió la magistrada.

Comentá la nota