Para Apross, la atención de los afiliados en Río Cuarto es normal

Para la obra social sólo son cuatro o cinco las farmacias que decidieron cortarles la atención. Y destacaron que todas dan servicio a los pacientes oncológicos o diabéticos. La medida continúa.
Sin poder avanzar en el acuerdo con el Pami para intentar meter presión a las farmacias que decidieron dejar de atender a los afiliados a la Apross, la obra social provincial salió ayer a relativizar el alcance de la protesta instalada en Río Cuarto.

Fuentes vinculadas a la mutual indicaron que “son cuatro o cinco farmacias que plantean el reclamo pero que en realidad tiene más que ver con una interna del Colegio de Farmacéuticos que con otra cuestión. Para Apross, la atención está normalizada desde el momento en que es un grupo reducido y que además brindan cobertura a los pacientes oncológicos y a los insulinodependientes”, explicaron.

En realidad, para la obra social el corte siempre estuvo planteado como un problema entre la industria farmacéutica y las farmacias. Así lo explicó primero el ministro de Salud, Oscar González, cuando puso en funciones al nuevo director del Hospital San Antonio de Padua, Miguel Minardi. Luego, también el titular de la Apross, Rodolfo Rodríguez, señaló que es un problema entre esos sectores y que la industria deberá brindar las respuestas si hay inconvenientes en la entrega de remedios para los afiliados porque Apross firmó con los laboratorios el acuerdo.

Sin embargo, los afiliados que quedan sin cobertura reclaman a su obra social, quien debe garantizarles el servicio a cambio del aporte mensual. En esto, los gremios destacaron la necesidad de que Apross interceda y dé soluciones al conflicto porque además “no nos podemos cambiar de obra social porque somos clientes cautivos por ley”, señalan los empleados estatales de la provincia.

Los convenios

Es que en realidad la obra social firmó su acuerdo con los laboratorios y luego éstos definen las condiciones con las farmacias. En este último eslabón la industria se queda con el 50% de la ganancia bruta y a partir del nuevo esquema que rige desde el lunes ese porcentaje bajó al 43%. Los farmacéuticos pretendían que fuera sólo del 25%.

La brecha existente fue la que determinó la imposibilidad de alcanzar un acuerdo y entonces las farmacias avanzaron con algo que ya venían amenazando si no cambiaban las reglas de juego: el corte total a los afiliados.

Tal como publicó ayer PUNTAL, una de las primeras opciones que manejó Apross fue la de acordar con el PAMI para que las farmacias que no atendieran a la obra social provincial reciban el corte de la nacional. Sin embargo, rápidamente desde PAMI salieron a desestimar esta posibilidad al considerar que “tenemos un momento de muy buena relación con las farmacias y no podemos sumarnos a un conflicto que nos es ajeno”, explicaron. La intención de Apross tenía su explicación: la obra social de los jubilados nacionales representa casi el 50% de la facturación de una farmacia promedio. Era un factor de presión importante, pero que no resultó.

Esperan una reunión con las cámaras y el Colegio

Las farmacias de Río Cuarto que se plegaron a la protesta en reclamo de mejores condiciones en sus convenios con la industria se podrían reunir hoy por segunda vez en una semana con los representantes de las tres cámaras empresarias y del Colegio de Farmacéuticos de la provincia, los cuatro que firmaron el convenio que rige desde el 6 de noviembre pasado.

La intención es buscar alguna salida para las farmacias de Río Cuarto que denuncian una caída en la rentabilidad.

Comentá la nota