Para los analistas, recién en 2011 se recuperará lo perdido este año

Para los analistas, recién en 2011 se recuperará lo perdido este año
Hablan de la "rueda del hamster": cuánto hay que correr para terminar en el mismo lugar previo a la crisis.
Como los alumnos de tercer año del secundario que estudian en Biología la estructura helicoidal del ADN, los economistas argentinos también están por estos días recortando "rueditas de hamsters". En el caso de los analistas, para determinar cuánto tiempo deberá correr el nivel de actividad local para llegar al mismo nivel en el que estaba antes de la crisis. En otras palabras, si en 2010 se recuperará lo perdido en 2009.

Para la mayor parte de los economistas, que por estos días preparan sus pronósticos para la "temporada alta" de charlas corporativas, el PBI perdido se recuperará recién a principio o mediados de 2011.

Entre los gurúes más críticos, la palabra de moda para describir la recuperación que se viene es "languidez". Hay excepciones, claro. "Tengo un problema con eso de la languidez", dice Fernando Navajas, economista jefe del FIEL y profesor de la UNLP. "La Argentina es una economía de extremos, que cuando toma envión crece a buen ritmo, y creo que el año que viene vamos a estar más cerca del 4% que del 1%", le dice a Clarín. "Obviamente no vamos a llegar al 8%, porque hay otros precios para los cereales y otras diferencias con respecto al ciclo 2003-2008", agrega Navajas.

Entre sus colegas, predomina otra postura. Salvo Miguel Bein, que tiene un pronóstico de crecimiento del 3,6% para 2010, el resto de los economistas se mueve en un entorno del 1%-2% (Ver infografía). Y lo mismo opinan en Wall Street: Goldman Sachs prevé un 1,9% y el J.P.Morgan un 2,5 por ciento.

La proyección del Presupuesto -que siempre tiene un sesgo a la subestimación para subir los gastos discrecionales- para el año que viene es del 2,5%. "Es cierto que las proyecciones han mejorado algo en las últimas semanas", dice Miguel Kiguel, de Econviews, "pero las malas perspectivas para la inversión van a hacer que la recuperación sea lenta". El vaso "medio lleno", o los factores que llevaron a la mayor parte de los economistas a revisar al alza sus estimaciones recientemente tienen que ver con el mejor humor externo, con la merma de la salida de capitales y y con las buenas perspectivas para la cosecha.

Entre los analistas y el Gobierno hay grandes discrepancias con lo que sucederá con la actividad este año. En un extremo, el Presupuesto descuenta una suba del PBI en 2009 del 0,5%. En el otro, las mayores caídas las ven los bancos HSBC y Morgan, con una baja estimada en ambos casos del 4,5% para este año.

En el caso de la inflación, el mayor contraste con la previsión oficial del 7,7% del presupuesto 2010 lo muestran el economista Ricardo Arriazu (19,7%) y Mario Brodersohn, de Econométrica (18%).

Hay consenso entre los privados en que el dólar, al cierre de 2010, superará los $ 4,50. Para Amado Boudou, el tipo de cambio nominal al final de 2010 será de $ 3,95. El rango de proyecciones cambiarias de los consultores se mueve entre $ 4,54 (BBV- Francés y Orlando Ferreres) y los 4,95 pesos (HSBC). El promedio de los economistas se ubica cerca de los $ 4,70. Para el final de este año, la mayor parte de los analistas cree que el dólar ya superará los cuatro pesos. La pauta oficial para diciembre de 2009 es de $ 3,74.

Mal que le pese a la Real Academia Española, en las redes sociales y entre los adolescentes se puso de moda el verbo "hamsterear". Para los economistas, la Argentina tiene todavía unos meses de "hamstereo" por delante.

Comentá la nota