Para ampliar el gasto, el Gobierno ahora se financia con plata del FMI

Usarán el aporte de US$ 2.454 millones que el Fondo giró al país por ser accionista
El Gobierno decidió un fuerte aumento del gasto público, que podría superar los 25.000 millones de pesos. Parte de ese gasto se financiará con los cerca de 2.454 millones de dólares que el FMI giró al país en agosto, como parte de la ampliación de capital de ese organismo. Se trata de recursos (denominados Derechos Especiales de Giro, la unidad de cuenta del FMI) que, en un principio, se pensaban usar para reforzar las reservas del Banco Central.La novedad sobre la ampliación presupuestaria apareció ayer en el Boletín Oficial. Se trata del Decreto de necesidad y urgencia 1810.El uso del dinero que llegó del FMI –que no es un préstamo del Fondo, sino un capital que se le entregó a la Argentina como accionista– queda explicitado en los considerandos del decreto: "El aumento de las erogaciones proyectadas será financiado con recursos del Tesoro Nacional, provenientes de las transferencias corrientes derivadas de la asignación de Derechos Especiales de Giro (DEG)" y otros recursos.

Como esos DEG están en poder del Banco Central, el organismo debería emitir dinero para entregarle los pesos al Tesoro. Otro camino sería que el Gobierno vendiera los DEG a otro país miembro del FMI, algo que, por ahora, no se informó que hubiera sucedido.

Del decreto y su extenso anexo de más de 600 páginas surge que las principales erogaciones irán a financiar el pago de subsidios que se destinan al transporte público y la generación de energía. Hacia el Ministerio que maneja Julio De Vido irán cerca de 2.500 millones de pesos.También hay $ 2.400 millones para el pago de salarios a las tres fuerzas armadas y las fuerzas de seguridad: 571 millones van al Ejército, 255 a la Armada y 214 a la Fuerza Aérea. También hay 171 millones para el Servicio Penitenciario, 472 para la Policía Federal; 435 para Gendarmería y 320 para Prefectura.Como parte del gasto se financiará con endeudamiento público se esperan utilizar 4.000 millones como "Obligaciones a cargo del Tesoro".

Según comentaron analistas especializados en temas presupuestario, las ampliaciones del gasto son y fueron moneda corriente en los últimos años.El kirchnerismo utilizó desde su llegada al poder en 2003 la estrategia de subestimar los ingresos, y, hacia el último trimestre de cada año, decidía un aumento del gasto debido a que la recaudación finalmente resultaba mayor a la prevista.Este año la recaudación será de $ 300.000 millones, 10% por debajo de lo presupuestado. Pero el gasto público no se frenó sino que siguió creciendo a un ritmo mayor que los ingresos.En consecuencia ahora hay que juntar recursos de donde sea para pagar gastos corrientes. Habría una brecha de $ 25.000 millones.A diferencia de años anteriores, ahora ese bache se tapa con endeudamiento. Y la "era K" enfrenta el riesgo de caer en déficit fiscal por primera vez desde 2003.Ayer se especulaba con que la recuperación de las reservas del BCRA en el último bimestre animó al Gobierno a darle otro destino al dinero que envió el Fondo Monetario.

Comentá la nota