Para Ademar Rodríguez, editorial del diario Río Negro defiende "los intereses monopólicos y concentrados" en la actividad frutícola

Viedma.- (APP) La periodista Alicia Miller en un editorial publicado ayer en el diario Río Negro criticó duramente la intervención del secretario de Comercio Interior de la Nación, Guillermo Moreno, en la resolución de las diferencias sobre el valor de la fruta a pagar por parte de los empacadores a los productores.
Calificó esta intervención de autoritaria, prepotente y grosera, al tiempo que consideró inaceptable la supuesta ausencia del gobierno provincial a través del Ministerio de Producción y la Secretaría de Fruticultura. Indicó que los empresarios aceptaron el ‘laudo’ bajo presión, de manera de evitar ‘males mayores’. Y, entre otros conceptos, afirmó que hay un "avasallamiento inaceptable a la libertad comercial y contractual". El legislador justicialista Ademar Rodríguez hizo pública una carta remitida a la periodista donde rechaza muchas de sus afirmaciones. Recordó, entre otras cosas, que tanto CAFI como CINEX hace dos años dejaron de participar de los ámbitos de conciliación y diálogo establecidos por ley para llegar a un valor de la fruta que sea respetado en los contratos con los productores. Criticó que Alicia Miller "ponga el esfuerzo en argumentar con su lúcida pluma una defensa de los intereses monopólicos y concentrados". Reproducimos esa réplica del legislador:

"En respuesta a la nota editorial que firma la periodista Alicia Miller en la edición del domingo 13 de diciembre del diario RIO NEGRO, quiero manifestar que al dar esta opinión también creo estar contribuyendo al fortalecimiento de la democracia, por el hecho de estar involucrado de manera directa y fuertemente comprometido con la situación de la fruticultura rionegrina, habida cuenta de su alto impacto en la economía y el desarrollo industrial de nuestra región, en la intención de propender a superar la instancia de crisis periódica que atraviesa el negocio de la fruta a lo largo de la transición de esta importante actividad productiva.

En mi condición de integrante de la Comisión de Transparencia del Negocio Frutícola (ley 3611), integrada por el sector público y privado -presidida por el Secretario de Fruticultura, junto a dos representantes del Parlamento rionegrino, Federación de Productores, de CAFI y de CINEX-, quiero informarle que por de decisión de ambas cámaras hace dos años dejaron de participar estos sectores empresariales.

Debido a la situación controversial de la última cosecha, dicha comisión logró restablecer en el mes de septiembre el diálogo con el sector exportador, después de realizar varias reuniones tratando de avanzar en un mejoramiento de los resultados del proceso comercial preanunciados por sus representantes, sobre todo, de las empresas consideradas multinacionales.

En tal sentido, la Federación de Productores después de multitudinarias asambleas convocó a las máximas autoridades de las provincias de Río Negro y Neuquen, en las personas de los propios Gobernadores y de las autoridades especificas de las áreas de producción, senadores y diputados nacionales, sin lograr ningún avance en el reclamo de los sectores primarios de la fruticultura. Agotados todos los esfuerzos de lograr un mejoramiento de los magros anuncios de los precios de liquidación final, se tuvo que avanzar en dos alternativas posibles como fueron, cambiar el destino de los fondos del Plan Frutícola Integral para ayudar a que los productores puedan realizar como mínimo los trabajos culturales que exige la actividad, lamentable decisión que postergó, una vez más, el inicio de un programa que apunta a una recuperación gradual y ordenada de la producción primaria. Y como segundo paso, los dirigentes frutícolas hicieron escuchar sus reclamos en una audiencia especial otorgada por la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, derivando en el titular de la Secretaría de Comercio Interior, que a través de la misma logró un avance, que si bien es cierto no alcanza a cubrir los costos de producción, no deja de ser un mejoramiento sustancial en los precios que se preanunciaban.

Es por ello que quiero expresarle, con todo respeto Sra. periodista, y aclarándole que soy un permanente lector de sus opiniones, no ha dejado de sorprenderme que en el afán de descalificar las actuaciones del gobierno nacional, a través del funcionario indicado, no solamente en sus formas y en su estilo, sino en el cuestionamiento filosófico de la participación del estado nacional, ponga el esfuerzo en argumentar con su lúcida pluma una defensa de los intereses monopólicos y concentrados. Privilegiando en su verbo esta posición y no augurar, desde el análisis que implica una opinión periodística equilibrada, que el esfuerzo que hace el productor de producir cumpliendo las exigencias de calidad del mercado nacional e internacional pueda significar, en este paso de dar un valor prefijado al kilo de fruta, un mínimo reconocimiento material a la labor fundamental que desarrollan nuestros productores, y también permita otear que existe otra salida al final del escabroso camino que transita la principal economía de nuestra provincia". (APP)

Comentá la nota