Paquete de medidas anticrisis llegará al Parlamento en breve

El Poder Ejecutivo presentará ante la Legislatura, antes de fin de mes, el paquete de medidas para afrontar los vaivenes económicos internacionales que podrían afectar la economía provincial, en particular debido a situaciones coyunturales relacionadas con la falta de recursos nacionales comprometidos para este año como el PAF, excedentes de Salto Grande, deudas de Anses y otros rubros.
Las medidas aparecerán enmarcadas en un proyecto de ley que utilizará la figura jurídica de la emergencia económica porque "si bien no podemos decir que estamos en emergencia se trata de decisiones extraordinarias que necesitamos tomar, para las cuales se requiere el aval parlamentario y el encuadre jurídico correspondiente", señaló el ministro de Hacienda, Sergio Tressens.

El jefe de la cartera económica y su segunda al mando, Grisela Romero Delfino, encabezan los estudios técnicos para finalizar el proyecto que durante la semana que comienza será puesto a consideración del gobernador Arturo Colombi, quien ya decidió complementar tal estrategia del Palacio San Martín con una decisión tomada y en curso: el estiramiento de la curva de inversiones.

Tressens explicó de qué se trata esta combinación de dos grandes acciones encaradas por el Gobierno para afrontar el fenómeno mundial de retracción económica que se observa por estos días: "Por un lado el Gobernador decidió regular el ritmo de las inversiones que viene haciendo la Provincia sin detenerlas, de modo tal que algunas obras en vez de finalizar en enero finalizarán en mayo, y por otro nosotros avanzamos con la ley que nos permitirá reprogramar el presupuesto 2008".

Griselda Romero Delfino, a su turno, señaló que la ley en estudio se trata "concretamente de una reprogramación de asignaciones presupuestarias que permitirá afrontar en las mejores condiciones posibles la ausencia de los recursos retenidos al no haberse firmado el Programa de Asistencia Financiera (PAF), a lo que debemos sumar el no envío de fondos nacionales en concepto de deudas previsionales de Anses, excedentes de Salto Grande, regalías, viviendas y otros".

Tressens señaló en declaraciones a la Dirección de Información Pública que "avanzamos en función de dos factores centrales que inciden sobre nuestras previsiones de principios de año, que son la ausencia de fondos nacionales comprometidos y esta escalada de hechos en el mundo financiero internacional a partir de la cual todos debemos tomar precauciones porque es muy difícil dimensionar en qué magnitud y en qué plazos sentiremos los efectos".

El ministro señaló que el beneficio directo del paquete de medidas adoptado por la administración que encabeza Arturo Colombi es el de la "previsibilidad económica de la provincia, dado que continuaremos con nuestra conducta de prudencia en el manejo de los recursos del Estado mediante instrumentos que regulan el ritmo de los gastos con una nueva escala de prioridades, redistribuyen recursos a través de la reprogramación del presupuesto y, también, busca mecanismos de financiamiento a través de la actualización de algunos gravámenes que hace tiempo están congelados".

Tressens fue aún más específico al señalar que "los 232 millones de pesos que nos faltan del PAF, además de los fondos que por otros conceptos ha dejado de remitir la Nación, deben ser reemplazados con otros recursos que provendrán de este rediseño de las curvas de inversión y de la posibilidad de incrementar la recaudación provincial a través de estrategias que se encuentran por el momento en estudio".

En cuanto a la reprogramación del presupuesto, el jefe de la cartera económica añadió que "básicamente lo que buscamos es alimentar a las áreas del Estado que han sufrido con mayor impacto la ausencia de fondos nacionales (al haber cambiado el escenario que teníamos a principios de año) con recursos que existen en otras áreas de la administración correntina que se encuentran en una mejor situación".

La combinación de medidas, desde la óptica de Hacienda, permitirá "finalizar el año con tranquilidad, con un Estado en funcionamiento pleno y sin apremios en lo que respecta a los servicios esenciales que presta la provincia", indicó el ministro. Y destacó: "El estiramiento de la curva de inversión, precisamente, está diseñado para que las obras y proyectos que se encuentra encarando la provincia no se detengan sino que aminoren su ritmo para cuidar al máximo el rendimiento de los recursos".

"La idea -completó Tressens- es protegernos de cualquier embate y por ende proteger a la gente, que espera decisiones responsables frente a este tipo de situaciones de carácter global, con medidas que no persiguen el ajuste salvaje de otros tiempos sino la reprogramación de las inversiones y del presupuesto de modo que los coletazos de este fenómeno afecten lo menos posible a los correntinos".

Comentá la nota