Paquete de consumo sin arranque: las medidas del Gobierno generan muchas dudas y ventas escasas

La comunicación y la improvisación gubernamental hicieron que ayer se repitiera la confusión de los consumidores y la desorientación de los vendedores en concesionarias de automotores, cadenas de electrodomésticos, supermercados y shoppings. Algunos piensan que pueden comprar su auto en cuotas sin intereses, cuando no es así. Otros esperaban cambiar su viejo refrigerador pero los nuevos aún no se exhibían, mientras que algunos seguían buscando una hipotética canasta navideña repleta de productos por sólo $ 9 entre las góndolas. Advierten que habrá que esperar para ajustar los detalles.
HELADERAS. Los nuevos modelos no estaba ayer a la vista en las principales tiendas, pero igual los ofrecen. El canje se instrumenta cuando llega la heladera nueva al hogar. En un local, aseguraron que no era necesario entregar el viejo refrigerador para poder comprar el nuevo

“¿Puedo ver la heladera del plan canje del Gobierno?”, le preguntó un cronista de PERFIL a vendedores de Frávega y Garbarino. La respuesta fue la misma: “No la tenemos en exhibición, pero se la podemos mandar a su casa. Cuesta $ 1.440 y cuando se la entregamos, retiramos su heladera vieja”. La respuesta fue distinta en Rodó, donde un vendedor le entregó al cronista un teléfono para que se comunicara con Víctor, quien le “tasaría” la heladera.

Víctor respondió que el refrigerador usado no se tasa y que “no hace falta entregar la heladera vieja para conseguir el descuento”.

Así arrancó ayer el plan canje de heladeras que forma parte del paquete para alentar el consumo y mitigar los efectos de la crisis que el Gobierno lanzó y se compone también del plan para que los que nunca tuvieron un 0 km lo alcancen.

“De 60 consultas que llegaron por e-mail desde todas partes del país, a lo largo de la última semana sólo una persona cerró. Hay que ganar más de $ 5 mil en blanco para poder acceder al plan”, fue una queja recurrente entre los vendedores de concesionarios de General Motors, Peugeot Citröen y Fiat.

“En definitiva, a la gente le termina conviniendo mucho más un plan de ahorro como los que ofrece la compañía, que el plan del Gobierno.”

La percepción era distinta en los concesionarios Volkswagen: “En lo que va de la semana empezaron a hacer reservas y ya tienen 33 cerradas”, dijo un vendedor.

Hernán Dietrich, CEO de la red homónima, que comercializa las marcas Volkswagen y Ford, aseguró que lleva comercializados unos 150 planes. “En noviembre nuestras ventas estuvieron 45% por debajo de las que tuvimos en el mismo mes de 2007. Con este plan del Gobierno pensamos recuperar lo perdido”, explicó.

Sin embargo, hablar de ventas es al menos apresurado en el marco del plan gubernamental. Los detalles no se han terminado de cerrar. Es por ello que los acuerdos entre compradores y vendedores llevan una cláusula destacada: “Sujeto a aprobación”.

Dietrich estima que entre mañana y el martes se terminarán de ajustar los detalles que faltan.

Entre ellos, uno no menor: no se definió quién controlará que quienes accedan al plan con 0% de interés en las primeras 12 cuotas no sean propietarios de 0 km.

A su vez, en las concesionarias admiten que muchas personas piensan que las cuotas del plan que se asemeja al de los cñirculos de ahorro no tienen ningún ajuste. Esto es correcto para las primeras 12. Pero las restantes 48 se ajustan de acuerdo a como sube el precio del auto elegido.

Confusiones similares logró el Gobierno con anuncios como el de la canasta navideña. La presidenta Cristina Kirchner anunció con bombos y platillos que había llegado a un acuerdo con los supermercados y que se podía encontrar una versión básica a 9 pesos.

Pero no hubo acuerdo. Lo que ocurrió en realidad, como explicaron desde los supermercados, es que un día fueron convocados por el Gobierno para que presenten sus canastas navideñas.

Es por ello que las canastas más difundidas son dos pesos más caras que las anunciadas por la Presidenta.

De esta manera, los consumidores andan desorientados entre las góndolas buscando canastas que no son canastas y hasta se venden por partes, según el establecimiento.

El paquete anticrisis no logró hasta ahora cumplir tampoco con su objetivo de restaurar la confiaza entre los consumidores. La Universidad de Tres de Febrero mostró que en los primeros días de diciembre el índice con que la mide siguió cayendo. La expresión en la calle de esa curva matemática se observó con claridad ayer, cuando en vísperas de Navidad las compras en los comercios fueron menores que las registradas en años anteriores.

Comentá la nota