Papelera de Moreno sigue funcionando a pesar de clausura

A pesar que la Justicia ordenó clausararla al comprobar que el humo que emana contamina el medio ambiente, la fábrica controlada por el secretario de Comercio Interior continuó hoy con su proceso de producción, según los vecinos de Quilmes
La Justicia clausuró la planta de la Papelera Quilmes, controlada por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, porque comprobó que el humo que emana contamina el medio ambiente, pero la fábrica continuó hoy con su proceso de producción, según los vecinos.

El juez en lo Contencioso Administrativo de La Plata, Luis Arias, clausuró la fábrica de papel porque contamina "desmesuradamente" y afecta a los vecinos, pero a pesar de ello este sábado se registraron movimientos en las instalaciones e incluso funcionamiento en las chimeneas.

Ahora, la papelera tendrá que pagar al menos 30 mil pesos de multa por continuar produciendo después de la resolución judicial, ya que esa fue la cifra establecida por el juez para las penalizaciones diarias.

Los vecinos de barrios linderos a la planta denunciaron que la clausura no fue respetada y aseguraron a la prensa que "hay muchas personas enfermas por culpa de la contaminación de la ex Massuh".

El juez Arias comprobó que la fábrica intervenida por Moreno estaba contaminando el medio ambiente y afectando a los vecinos del partido bonaerense de Quilmes, por lo que dispuso una clausura preventiva por tiempo indeterminado.

Se trata de la planta de la papelera propiedad de la firma Massuh SA, ubicada en el Camino General Belgrano, en el kilómetro 14,5 de Quilmes y rebautizada como "Papelera Quilmes" por la intervención del polémico funcionario.

La clausura estará vigente hasta tanto se dicte la sentencia firme, que cerraría definitivamente la planta, o hasta que la Papelera modifique las condiciones de producción, lo cual es más viable por las fuentes de trabajo, según fuentes judiciales.

La decisión judicial fue adoptada en el marco de la causa "Vela Dario Rene y otros C/ Massuh S.A y otros S/Reparación o Recomposición de daño ambiental".

Según los detalles aportados por Arias, la clausura quedaría firme en el transcurso de la semana entrante, y si Moreno no cumple con la paralización, como efectivamente lo hizo, tiene que pagar una multa diaria de 30 mil pesos.

Según explicó Arias, la Papelera Massuh había arribado a un acuerdo con los vecinos para reducir los niveles de contaminación de efluentes, de emanaciones gaseosas y contaminación sonora, pero la administración Moreno lo desconoció.

Ese convenio había sido firmado por los dueños de Massuh para evitar el cierre forzado por la Justicia, después de varias denuncias de los vecinos por emanaciones de gases contaminantes.

Pero, la nueva administración "desconoció lo acordado y comenzó a contaminar de una manera desmesurada", dijo el juez.

Asimismo, el magistrado señaló que solicitó a la empresa que entregue la documentación correspondiente al fideicomiso que salvó a la planta y por el cual Moreno se hizo cargo de ella, "pero nunca la mandaron".

Desde la clausura, el Ministerio de Salud prepara un estudio epidemiológico sobre las personas que viven en los alrededores de la planta para determinar la existencia de eventuales padecimientos de salud.

Si bien la decisión judicial fue comunicada a Moreno, los operarios ingresaron a la pastera normalmente y comenzaron con sus actividades cotidianas.

Isidoro Chávez y Roberto Parra, de la Unión Vecinal de Quilmes, afirmaron en declaraciones a la prensa que "el humo siguió saliendo por las chimeneas como lo hace todos los días" después de la clausura.

Denunciaron, además, que en los barrios linderos a la planta "hubo varias muertes, chicos y viejos enfermos, personas con problemas oncológicos, y no tenemos ayuda de nadie. Hay gente enferma que le está haciendo juicio a la empresa".

Comentá la nota