Papel Prensa: reemplazan a un director amenazado por Moreno

Papel Prensa: reemplazan a un director amenazado por Moreno
El Estado nombró a Eduardo Gallo, en lugar de Juan Drucker, que había renunciado.
El Gobierno designó ayer en forma oficial en el directorio de Papel Prensa al reemplazante de uno de los representantes del Estado que renunció a su cargo días después de una reunión en la que -según una denuncia presentada ante la Justicia- varios funcionarios fueron amenazados por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.

El Poder Ejecutivo nombró a Eduardo Gallo -a quien las versiones consideran "morenista"-como director titular en representación de las acciones Clase "B" del Estado en la compañía, una empresa mixta cuyo principal accionista es el Grupo Clarín, junto con el diario La Nación y el Estado.

Así lo estableció el Decreto 1446 publicado ayer en el Boletín Oficial. La norma está acompañada de la resolución 237, en la que se acepta la renuncia presentada por el ingeniero Juan Drucker.

Drucker renunció a su cargo unos días después del 14 de septiembre, cuando en una reunión con representantes del Estado en Papel Prensa, Moreno lanzó amenazas y dio a conocer un presunto plan para expropiar la empresa de capital mixto.

Ese episodio ocurrió en las oficinas de Moreno y fue narrado ante un escribano público por Carlos Collasso, representante del Estado en el Consejo de Vigilancia de la compañía. Según relató Collasso, Moreno acusó al directorio de Papel Prensa de abastecer de papel a Clarín y a La Nación, en perjuicio de los diarios chicos que así quedarían obligados importarlo a precios más elevados. Habló de "intervenir" la empresa mediante un decreto de necesidad y urgencia, e incluso de "expropiarla".

Finalmente, el secretario de Comercio instó a guardar silencio a la decena de directores y funcionarios presentes, y amenazó: "Afuera tengo a mis muchachos, expertos en partirle la columna y hacerle saltar los ojos al que hable".

Además de Drucker, tras esa reunión renunció otros de los representantes del Estado, Mauricio Mazzón. Para cuidar las formas, difundieron un comunicado conjunto para "aclarar" que sus renuncias al directorio se debieron a que habían "cumplido un ciclo" luego de tres años y medio de gestión, y que sus salidas no estaban vinculadas con el episodio de las amenazas de Moreno.

Las amenazas de Moreno generaron el inmediato repudio de los dirigentes de la oposición y de organizaciones civiles. El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, negó que exista un plan para estatizar la empresa, pero sus declaraciones no despejaron todas las dudas.

Comentá la nota