Papa: "No hay que volverse locos"

"Cada partido es una historia distinta", reflexiona Emiliano Papa. Con su 1,68m, el lateral zurdo de Vélez protagonizó un semestre para la historia: se ganó la confianza de Diego Maradona, quien lo convocó para la selección, y está a un partido de ganar el título con el equipo de Liniers. "A nivel deportivo fueron unos lindos seis meses. Salir campeón sería la mejor manera de coronarlos", grafica.
Sin embargo, a pesar de la expectativa generada por una antesala larguísima antes del encuentro final (que duró dos semanas, por las elecciones legislativas), Papa para la pelota: "La clave de Vélez es estar tranquilo y saber que no hay que volverse locos en ciertos momentos del partido. Nadie sabe cómo puede reaccionar el equipo ante ciertas situaciones del juego".

Máximo asistente del conjunto de Liniers, para el entrenador Ricardo Gareca, Papa es el tercer hombre de ataque. Cuando la brújula de los delanteros se estanca, siempre hay un pase más hacia la izquierda. "Siempre me gustó tratar de ayudar a mis compañeros", se sincera Papa. Y regala un elogio para los goleadores del Fortín: "Uno se siente bien por eso, pero quizá lo más difícil sea terminar de embocarla".

A contramano de expertos y no tanto, que describen la gran final como un "choque de estilos", Papa piensa que tanto Huracán como Vélez despliegan una idea futbolística similar. "Los dos intentamos jugar, salir a ganar todos los partidos y ser protagonistas. Después, las individualidades de los equipos pueden ser distintas y eso hace la diferencia", admite.

En la cabeza, el lateral imagina un partido vibrante. "Todo el ambiente futbolístico va a estar pendiente", asegura. "Ojalá que se vea un buen espectáculo", augura. Y se va, deseando que la historia del partido final le sonría a Vélez y, con una victoria, el equipo de Liniers pueda consagrarse nuevo campeón del fútbol argentino.

Comentá la nota