El Papa pide redescubrir la esperanza para poner fin a la crisis financiera

El Papa pide redescubrir la esperanza para poner fin a la crisis financiera
Habló del hambre, la pobreza, del conflicto en Oriente Medio y del terremoto en Italia.
El Papa Benedicto XVI exhortó ayer al mundo a "redescubrir la esperanza" para poner fin a las guerras, la pobreza y los "desbarajustes financieros". En su tradicional mensaje de Pascua en el Vaticano, también lanzó un enérgico llamado a la paz en Oriente Medio y recordó a las víctimas del terremoto que sacudió el centro de Italia la semana pasada.

Desde el balcón central de la Basílica de San Pedro, ante una multitud de fieles llegados de distintos países -entre 100.000 y 200.000 según distintas fuentes-, el Pontífice llamó a los cristianos a no rendirse ante esa "batalla pacífica" contra todos los males que golpean al planeta y recordó que Cristo busca hombres y mujeres que le ayuden a afianzar su victoria con sus mismas armas, "las de la justicia, la verdad, la misericordia, el perdón y el amor".

"En un tiempo de carestía global de alimentos, de desbarajuste financiero, de pobrezas antiguas y nuevas, de cambios climáticos preocupantes, de violencias y miserias que obligan a muchos a abandonar su tierra buscando una supervivencia menos incierta, de terrorismo siempre amenazante, de miedos crecientes ante un porvenir problemático, es urgente descubrir nuevamente perspectivas capaces de devolver la esperanza", manifestó el Papa tras oficiar la Misa de Pascua de Resurrección en una Plaza de San Pedro convertida en un jardín de flores multicolores para esta celebración, una de las más importantes del calendario litúrgico, que conmemora la resurrección de Jesús.

Benedicto XVI, quien cumplirá 82 años el próximo jueves, recordó que ese es el mensaje que ha llevado a Africa durante su reciente viaje a Camerún y Angola.

"Africa sufre enormemente por conflictos crueles e interminables, a menudo olvidados, que laceran y ensangrentan varias de sus naciones, y por el número cada vez mayor de sus hijos e hijas que acaban siendo víctimas del hambre, la pobreza y la enfermedad", denunció.

El Papa alemán agregó que repetirá ese mismo mensaje "con fuerza" durante el viaje que realizará en mayo a Jerusalén. "La reconciliación, difícil pero indispensable, es una condición para un futuro de seguridad y coexistencia pacífica en todos los sitios. Y sólo puede ser alcanzada a través de nuevos, perseverantes y sinceros esfuerzos para resolver el conflicto israelí-palestino", señaló.

La gira por Oriente Medio, que está prevista del 8 al 15 de mayo y será su primera visita a la región como Papa, incluye Jordania, Israel y los territorios palestinos, con escalas en Ammán, Jerusalén, Belén y Nazaret.

Frente a las cámaras de televisión, Benedicto XVI envió sus felicitaciones de Pascuas en 63 distintas lenguas, entre ellas en español, árabe, chino y en su lengua materna, el alemán.

En su primer saludo, en italiano, oró por las víctimas del terremoto del lunes pasado en la región de Abruzzo, que dejó 294 muertos y más de 1.700 heridos, según el último balance oficial. En particular, se dirigió a las 24.000 personas que perdieron sus casas y están alojados en campamentos, y rezó para que tengan "el valor necesario para avanzar juntos y construir un futuro abierto a la esperanza".

Antes de la bendición "Urbi et Orbi" (a la ciudad y al mundo), Benedicto XVI invitó a aquellos que "sufren por el sismo" a "construir un futuro abierto a la esperanza".

Las celebraciones de Semana Santa se vieron ensombrecidas por el sismo de 6,2 grados en la escala de Richter que tuvo su epicentro en la ciudad italiana de L'Aquila, región que el Papa visitará en pocos días y a la que donará una "fuerte suma" de dinero, según anunció el sábado el Vaticano.

Más allá de los temas coyunturales a los que se refirió, el Papa también habló de lo que significa la Pascua. Aseguró que la resurrección de Cristo permite a los hombres responder a la pregunta "¿qué hay después de la muerte?", con la respuesta de que la muerte no tiene la última palabra, "ya que al final, la vida es la que triunfa".

La resurrección, según el Pontífice, "no es una teoría, sino una realidad histórica revelada por el hombre Jesucristo. No es un mito, ni un sueño, no es una visión ni una utopía, no es una fábula, sino un acontecimiento irrepetible".

El Papa había celebrado el sábado a la medianoche la Vigilia Pascual, en la que dijo que el hombre actual vive desorientado, sin saber en qué valores educar a los jóvenes, y pidió a Dios que no se apague su luz entre las confusiones de estos tiempos.

Comentá la nota